6.12.16

10 consejos para hablar y conversar

Nadie nace sabiendo conversar con los demás de una forma maravillosa. Para hablar en grupo con un grupo, se necesitan conocer algunas técnicas simples que se aprenden imitando y aprendiendo mientras se practica. Veamos algunos detalles de este aprendizaje.

Si te quedas en blanco mientras hablas, no te preocupes. Dilo abiertamente que esto nos sucede a todos y demuestra normalidad.

Si te tienes que enfrentar a una conversación importante o complicada, prepárate antes algunas respuestas a las preguntas que pueden caer. Como si fuera un examen. Van a querer saber quién eres, qué quieres, qué haces. Así que tener preparadas unas respuestas tipo a estas preguntas, sobre todo sin son complejas, está muy bien.

Si te preguntan algo que requiere un par de segundo de análisis, repita la pregunta que te hacen como quien la remarca. Te dará tiempo para empezar la respuesta. —¿Dices que si practico la cocina? Ya lo creo, soy un buen asador de carnes.

No te preocupes en exceso por las conversaciones, nadie hace el ridículo, excepto que ya venga ridículo de antes. Dominar el arte de conversar supone equivocarse y aprender de ello. Nadie es perfecto.

Siempre hay temas muy recurrentes. Ten en el bolsillo unos cuantos para cuando llegue el silencio. Pero que no sean ni de política, religión o fútbol, si no conoces muy bien a los interlocutores. Los objetos que nos rodean son un buen filón. Hablar de la seguridad en la calle o los altos impuestos o los alimentos o de un restaurante o del estrés, son algunos ejemplos.

Intenta y sin parecer sabio, dar información que añade interés al tema que se habla. Si ves que los demás se ponen nerviosos o dejan de prestarse atención, cambia de tema…, les estás aburriendo o te has pasado de listo.

Si te pones nervioso ante un tema, por un silencio o una mala actuación, tranquilo, respira profundamente, ponto en modo “stand by”, calla durante unos momentos y escucha activamente a los demás.

No emplees palabras muy técnicas, muy rebuscadas, complejas o que te coloquen en situación de ser un prepotente. No intentes ser pedante, pues antes de lograrlo ya te habrán visto las intenciones.

Pregunta. Demuestra que te interesa el interlocutor y que lo valoras. —¿Donde vives? ¿Desde cuando trabajas en esto? ¿Has vivido en otras ciudades? ¿Conoces algún xxxxx? ¿Entiendes lo que está sucediendo en Egipto? ¿Es normal que el Real Zaragoza juegue tan mal?
 
Nunca hables por encima de la otra persona ni a la vez que ella. Calma, escucha y habla en los silencios. Y habla por igual a chicas y a chicos. No cometas la tontada antigua de diferencias interlocutores por sexos.

1.12.16

Las 8 preguntas del negocio de mi amiga

Vengo de asistir a la inauguración de la empresa de una amiga. Un pequeño negocio tras varios años trabajando en esto mismo, pero para otras personas. Se ha independizado, ha creado su propio puesto de trabajo. Ha creado otro puesto de trabajo más para una colaboradora.

¿Qué se ha preguntado mi amiga antes de abrir mañana su negocio?

 ¿Qué sé hacer, qué quiero hacer?
 ¿Cómo lo voy hacer, con quien puedo y debo contar?
 ¿Hasta donde quiero llegar con mi nuevo negocio?
 ¿Quien me puede ayudar a emprender mi negocio?
 ¿Sé vender lo que voy a realizar, sé tratar bien a los clientes?
 ¿Necesito contratar a alguna persona que me ayude, que colabore conmigo?
 ¿Quien me puede enseñar a realizar unas estrategias de acceso a los mercados?
 ¿Tengo asesores a los que acudir para llevar la parte legal, contable y fiscal?

Le he recomendado paciencia y templanza en los primeros meses. Los triunfos tardan siempre en llegar, pero nunca hay que desanimarse, hasta que sean otros los que te obliguen a desanimarte. Aprende, aprende de todo. Pregunta y apunta. Sonríe y trabaja mucho. E intenta tener un poco de suerte extra, que nunca viene mal.

27.11.16

Tenemos derecho al trabajo. DERECHO

Les decía el otro día a un grupo de amigos que me había planteado el colapso del sistema económico y laboral actual, que el propio “sistema” era capaz cuando quisiera, de crear millones de puestos de trabajo. La sorpresa por mis palabras no les llegó en ningún momento, simplemente debieron pensar que yo estaba en un día idiota, de los muchos que tengo.

Hoy la UNESCO nos dice que se necesitan unos 70 millones de profesores de Educación Primaria y Secundaria, inclusiva y equitativa, si se querían cumplir los Objetivos del Desarrollo Sostenible del año 2030. Efectivamente, no queremos y no lo haremos. pero eso no quiere decir que no es necesario crear 70 millones de nuevos profesores, para atender las demandas de formación en TODO el mundo.

Según este estudio de la UNESCO, para el cumplimiento del objetivo sobre educación del Desarrollo Sostenible son necesarios 24,4 millones de maestros para la Educación Primaria y otros 44,4 millones para Educación Secundaria, según el Instituto de Estadística de la agencia.

Donde más es necesario corregir este déficit en educación es en el África subsahariana, donde son necesarios al menos 17 millones de profesores. Más del 70% de los países africanos más profesores de educación primaria y un 90% más de educación secundaria.

Según datos de UNICEF unos 263 millones de niños en todo el mundo se encuentran aún sin escolarizar. "El sistema de educación a nivel mundial se está preparando para dar un gran paso y lograr cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de cara a 2030. Necesitamos recursos y apoyo para que los profesores puedan realizar su trabajo", ha aseverado la directora del Instituto de Estadística de UNICEF, Silvia Montoya. En los países del sur de Asia sólo el 65% de los jóvenes en la región están escolarizados

Pero es verdad que me refería en aquella diatriba con amigos, al problema del empleo en España. Curiosamente uno de los países de Europa con sueldos más bajos y que más desempleo tiene. Luego no debe ser la culpa el tamaño de los sueldos, sino otro motivo. La productividad tiene mucho que ver con la formación, y volvemos a la necesidad de crear maestros.

Pero si analizamos el número de puestos de trabajo que se han destruido y donde se han destruido, veremos que a veces esa destrucción que nos afecta a todos, es parte también de nuestros hábitos y de nuestra culpa en silencio. Las leyes laborales en España ayudan a destruir empleo. Pero nos cuentan otra vez la cantinela de los despidos tan altos.  los sindicatos no quieren escuchar, analizar, ponerse a trabajar más y de forma diferente, para resolver este problema.

La gasolina nos la ponemos nosotros, en el super acudimos a cajeros donde nos pasamos por el código de barras nuestros productos, la basura la separamos nosotros en hasta cinco o seis cubos diferentes, hacemos millones de horas extras sin cobrar, admitimos que los parques están más sucios que antes, soportamos que el médico nos de hora para dentro de 3 días en atención primaria o de seis meses en especialista. En las clases admitimos que haya más niños que hace 20 años.

Y queremos pagar menos impuestos, pues pagar impuestos está muy feo. Pero los peores impuestos que pagamos como sociedad no es en una parte de nuestro dinero que hemos cobrado, sino en esa otra parte que NO hemos cobrado. No se nos aseguran las pensiones, cobramos menos que antes, podemos terminar desempleados con más facilidad, y miramos los impuestos en el corto plazo y no como una cantidad que a lo largo de nuestra vida sirve para asegurarnos más y mejor los periodos complejos.

Para las dificultades queremos subsidios perfectamente medidos para que no pasemos hambre fuerte. Pero no sabemos exigir un puesto de trabajo. Nos conformamos con que no nos toquen el seguro de desempleo, pero no sabemos exigir una formación gratuita para reciclarnos, para ser más productivos, un puesto de trabajo como es obligación según nuestra propia Constitución.

Artículo 35 de la Constitucion española
    1. Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo.

7.11.16

Las dudas ante las buenas ideas, hay que aclararlas

Siempre que tengas una gran idea, la vas a tener que explicar. Y siempre tendrás cerca personas que no te creerán, y lo que es peor, te harán preguntas tontas que te descentrarán y te harán dudar.


Tú no eres el más listo. Yo mucho menos que vosotros. Todos tenemos que seguir aprendiendo. 


Pero si algún tonto nos hace dudar, el tonto somos nosotros.


Hay que prestar atención a los planteamientos razonados, no a las dudas sin sustancia. 


Para que nos hagan dudar deben mostrarnos algo de tanta calidad como lo que hemos mostrado nosotros para explicar nuestra idea. 


O debe ser una idea simple de alguien en quien confiemos mucho. 


Siempre debemos analizar nuestras ideas a través de los ojos de "otros" pero sus dudas debemos apuntarlas y analizarlas desde la calma, nunca en el momento. 


Para asegurarte de que la idea que te hace dudar viene de un tonto o de un listo, pregúntale directamente un par de aclaraciones sobre sus planteamientos críticos.  Si sus desarrollos son interesantes, apúntalos y sube su puntuación. Si no sabe o no contesta, si son peores que sus dudas, olvida sus palabras.

Visita más entradas del blog

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...