Septiembre y enero. Meses clave para una nueva formación o ideas

Año Nuevo, formación nueva. Pero con calma y decisión. Hay dos periodos en el año en el que muchas persona comienzas sus nuevas ideas o sus estudios. Son como los toques de atención para iniciar actividades nuevas o retomar ideas aparcadas. Hoy, uno de enero, comienza uno de ellos. Pero si cuando me lees no es uno de enero no te preocupes, lo puedes intentar igual. De hecho lo importante es estar en alerta todos los dáis del año, para ir confeccionando tu formación personal e ir sumando proyectos entre tus ideas de emprendimiento.

Tras septiembre viene enero con aires de empujar en nuestras decisiones para emprender nuevas ideas, iniciar estudios, proyectos, cambios en nuestra vida.
Son años y tiempos complicados y nos tienen que pillar activos, en contacto con muchas personas y muy bien preparados. Tal vez es el momento de buscar una actividad totalmente nueva, un estudio que complemente nuestra formación desde una óptica lateral, distinta, que sirva al menos para tener una idea que nos ayude a salir a explorar nuevas posibilidades.
No es fácil dar consejos en global, nadie como tú mismo para saber qué debes mejorar, sobre qué debes intentar crecer. La respuesta sencilla sería: los idiomas. Pero hay muchas posibilidades más.

Intenta especializarte en algo, pero además intenta complementar tus conocimientos con asuntos laterales a los que ya tienes para que te diferencien de tus competidores.
Yo creo más en septiembre que en enero, pero siempre es importante intentar el asalto a una nueva formación, a ir creciendo aunque sea en tiempos tasados por el calendario. Nunca sabemos qué ventana se nos puede abrir.

Las franquicias nos facilitan la apertura, pero el esfuerzo es el mismo

Hay que salir del desempleo tal vez creándolo para nosotros mismos, intentándolo con la ayuda de las indemnizaciones por despido. Pero nada es sencillo y hay que analizarlo con calma. ¿Estamos preparados para ello? ¿es arriesgado? ¿conocemos qué debemos hacer? Nadie dijo que el autoempleo fuera fácil, nadie dijo que no fuera arriesgado, que no se deban seguir unas básicos consejos de prevención, de control contra la quiebra.

Cuando no tenemos claro sobre qué sector invertir y crear un empleo para nosotros, terminamos pensando en la franquicias como solución más sencilla, pero para que un negocio funcione hay que tener unas base mínimas, que son iguales en un negocio independiente o si acudimos a una franquicia ya establecida como marca.

Debemos hacer una investigación de nuestras posibilidades personales, del tipo de inversión que podemos y debemos hacer, de su rentabilidad a corto y medio plazo, de la competencia contra la que tendremos que pelear en el mercado y de los precios con los que hay que defender la rentabilidad.
Si pensamos en una franquicia, antes de tomar una decisión hay que investigar cómo funciona, en nuestra ciudad y en otras. Hablar incluso con otros franquiciados, ver en los lugares la dedicación necesaria, el tipo de clientes, los lugares donde están asentadas dentro de cada ciudad, el tipo de esfuerzo que requieren, la relación de la empresa franquiciadora con sus socios franquiciados.

Debemos ser muy serios con los capitales que hay que invertir, conocerlos muy bien, no fiarnos de las primeras reuniones y exigir seriedad. Es fundamental no sentirse engañado desde el primer día. Debemos saber muy bien qué parte de la inversión es a costa del franquiciador y qué parte es a costa nuestra. Con el dinero que se entrega a la marca de la franquicia no se cubren todos los gastos, y hay que valorarlo muy bien.

Será complicado que te asesoren en otras empresas de la franquicia de tu ciudad, pero no tanto si acudes a otras ciudades en busca de esa ayuda e información.

Debes estar seguro que sabes vender, producir, fabricar, defenderte bien ante el reto de la nueva empresa. No es tan sencillo como te están planteando, analiza con calma la realidad y toma las decisiones con arreglo a tu análisis. Recuerda que en el caso de una franquicia la calidad debe ser la misma que el resto de empresas que ya llevan bastante tiempo funcionando. No caben medias tintas, hay que ser bueno y dedicar un esfuerzo alto en los primeros meses.

Y por último recuerda que una empresa, sea o no una franquicia, necesita un tiempo de dedicación superior al que consideras normal, al que tengas abierta una tienda o una fábrica. Hay que seguir formándose, vender, hacer publicidad, acudir a gestores y asesores, informarte, pensar y decidir. Pero al final compensa el camino emprendido. No te engañes, es duro, pero es muy interesante intentarlo.

En las empresas se necesitan personas que trabajen a diferentes velocidades

En todas las empresas se necesitan personas que sepan trabajar a diferentes velocidades. Que su movilidad sea también de ritmo, de velocidad, de implicación, pero sin que se vea afectada su calidad final del servicio.

No, no es complicado esto, simplemente los jefes de producción de la empresa deben saber exigir y enseñar estos procedimientos de producción, a la vez mimar y no abusar de ellos.  Y tener en los equipos de trabajo, personas capaces a estos movimientos muy necesarios en todas las empresa. Pero no todos los componentes del equipo deben tener este componente añadido de calidad y cantidad de trabajo. Hay que saber elegir quien puede realizar este cometido, para ser la "liebre" en momentos puntuales.

El respeto debe ser la pauta.

No es sencillo, no todas las personas valen, los que tienen varias velocidades lo saben y exigen más, pero son muy necesarios. Y se les debe dar más en forma de sueldo, de formación, de relación o de sueldos no económicos. Cada persona es un mundo para ser motivados.

La producción en las empresas, en casi todos los sectores, no son una línea recta. En las cadenas de montaje es más habitual tener una velocidad fija, ya programada, pero en la mayoría de las empresas pequeñas y en las de servicios, la velocidad te la marca el cliente que puede llenarte de demandas o puede dejarte huecos vacíos. Es complejo ordenar la producción cuando esto sucede y para ello necesitas sobre todo a personas que sean capaces de tener diversas velocidades.

Las diversas velocidad se dividen según sectores o incluso según los momentos en: velocidades mentales y velocidad con los pies (o las manos o ambos). Ambas puntas de velocidad en el servicio o la producción son muy interesantes de tener, pero son diferentes. Incluso a veces necesitas una u otra.

Mucho cuidado con entender esto bien y respetar su valor. 

Tener diversas velocidades no es apurar la velocidad larga en todas las ocasiones. Para que este servicio de los colaboradores en la empresas funcione bien, debe ser aprovechado SOLO cuando en realidad es necesario. Si el empresario o los mandos intermedios lo convierten en rutina, en lo habitual, se pierde la posibilidad, desaparece ese lujo.

Y los trabajadores nunca deben sentir que en la empresa abusan de su diferente ritmo. En cambio deben percibir y recibir el reconocimiento, cuando por su movimiento en velocidad se alcanzan unos objetivos complejos, unos resultados de servicio que satisfacen en un momento determinado al conjunto del equipo.


Marina del Corral habla de los jóvenes aventureros

Cuando la Secretaria General de Inmigración de España, una tal Marina del Corral, dicen sin salirse de este país que tiene un desempleo juvenil del 52% con todo su morro que “los jóvenes españoles emigran por espíritu aventurero” a uno le entra un escalofrío complejo de entender y una ganas de huir, pues efectivamente, mantenerse en España con este tipo de gestores si que es una ventura que a mi edad no me complace. 

Curiosamente esta chica joven es licenciada en Derecho e incluso antes de ser “esto” era miembro de la ONG CIPIE, actual Fundación Iberoamérica Europa, que está especializada en integración de la población latinoamericana. Jope, qué ganicas de dejar perlas tiene la chica.

Comercio electrónico por tablones de anuncios

Cada vez más hay páginas en internet que nos intentan ayudar en procesos que antes eran mucho más complejos. Y cada día más entra en nuestras vidas el comercio electrónico, nos vamos fiando más de las transacciones a través de internet, pues nos facilita mucho el conocimiento de todo lo que se vende y compra, para analizar precios, recibir ofertas, conocer y comparar.

Los anuncios clasificados entre particulares también han entrado con fuerza en nuestros ordenadores, para poder vender lo que consideramos que ya no necesitamos o para poder comprar aquello que buscamos y no es posible encontrar en tiendas convencionales. Diríamos sin duda que Ebay es el más conocido pero hay múltiples portales en donde se ofertan productos más cercanos, buscando un hueco en el mercado. Dejo el ejemplo de “Tablón de anuncios” pero hay varios más. Es el clásico ejemplo de los anuncios clasificados por palabras de los periódicos, en formato electrónico.

Son ejemplos de nuevos tipos de comercio, nuevas maneras de emprendimiento, con poca inversión y bastante dedicación. 

Cinco consejos para estudiar mejor, con más éxito

Recopilemos cinco pequeños consejos para sacar mejor resultado al esfuerzo de estudiar; da igual si es entre jóvenes o para adultos, pues las ideas que planteamos son muy básicas y funcionan para todos.

Hay que asistir a todas las clases que se pueda. Y prestar la máxima atención ante las explicaciones de los profesores. No hay que distraerse en clase pues lo que se dice complementa la información de los libros y sobre todo ayuda a entender mejor y a priorizar los temas tratados en los libros, con arreglo a los gustos de los profesores.

Hay que tomar buenos apuntes, tenerlos muy bien organizados, limpios y claros. Es muy importante, tras tomar apuntes en clase, pasarlos a limpio, en unos cuadernos especiales para ser guardados. O simplemente pasarlos a limpio en tu propio ordenador lo que te simplifica la búsqueda y la organización y además y más importante, el recuerdo de lo que has visto en cada clase, mientras lo estás pasando a limpio.

Programa tus estudios, asigna tiempos de estudios sobre libros, de apuntes, de pasar a limpio, de releer los libros buscando dudas, de comentar con otros alumnos, de buscar información nueva. Organizado todos los elementos que influyen en tu formación, en lo que estás estudiando.

Si algo no entiendes, pide ayuda. Si no lo entiendes lo que añadas a estas dudas caerán en los vacíos, no los podrás entender bien. Es imposible aprender sobre la base de algo que no se entiende. Mira a ver si eres capaz de explicarlo mentalmente a un oyente ficticio. Si no eres capaz de explicarlo es que no lo has entendido bien. Tus profesores, los adultos que estén cerca, otros alumnos, internet, libros o apuntes puedes ayudarte a sacarte de las deudas.

Es fundamental dormir muy bien, más en los días anteriores a los exámenes. Durante el ejercicio del sueño el cerebro consolida lo que se ha estudiado las horas o el día anterior. Tener una noche sin dormir en el día anterior a los exámenes es muy negativo. Es falso que la noche anterior a los exámenes haya que estar todas las horas repasando o estudiando lo que no se ha realizado durante semanas.

Conozcamos más sobre el autoempleo

Es tiempo de autoempleo, de intentar crear nuestros propio puesto de trabajo. No es sencillo aunque en un principio pensemos lo contrario. Podemos perder un tiempo precioso, unos dineros ahorrados que son importantes en periodos de crisis personal y sobre todo las ilusiones y la autoestima.

Hay que tener en cuenta todo y para ello nada como consultar, revisar proyectos, aprender, conocer posibilidades. Os dejo una página para comenzar a tener algo de información sobre franquicias o sobre ideas para emprender nuevas empresas con no mucho dinero. Pero hay muchas páginas que nos pueden ayudar.

¿En qué momento debemos crear nuestro propio puesto de trabajo?

La gran duda de los desempleados españoles que llevan un tiempo buscando un empleo y no lo encuentras, es tras preguntarse: ¡qué hago!, estudiar las posibilidades de crear su propio puesto de trabajo. Analizan convertirse en autónomos, microempresarios, emprendedores de sus propios oficios o de otros.

Pero ser emprendedor o convertirse en empresario de su propios puesto de trabajo no es tan sencillo como invertir para crear un puesto de trabajo que uno mismo utiliza. Es algo mucho más elevado, más complejo, que requiere más análisis, si queremos que funcione en el tiempo. Nadie es emprendedor o sirve para autónomo, si antes no está seguro de sí mismo, tiene una gran idea muy estudiada, quiere trabajar mucho más que antes asumiendo riesgos y sobre todo se pone la meta de querer ganar mucho más dinero. Lo siento, pero todos debemos entender que nada funciona en el mundo de la empresa, si antes no queremos ganar dinero con nuestra decisión de emprender e invertir. No se trata de crear un puesto de trabajo para sobrevivir, hay que estar seguro de que nos vamos a hacer millonarios. Luego ya vendrá la realidad para frenar nuestras intenciones y pretensiones, pero antes hay que partir del deseo de “ganar mucho dinero”.

Para ser un microempresario tienen que analizar qué vas a aportar tú al mercado, qué es diferente y mejor, cómo vas a poder rentabilizar tu inversión. Si no estás convencido de que contra el riesgo que asumes está la innovación de lo que vas a ofrecer, lo mejor es abandonar el proyecto. Recuerdo que tan importante es crear como vender. Tan necesario es innovar como saber comercializar.

Formación Profesional dual o vuelta al aprendizaje

El desempleo juvenil es una de las consecuencias directas y más trágicas de la crisis que atraviesa el mercado laboral en España. Aragón tampoco se libra de esta lacra, de ahí que en los últimos años se hayan redoblado los esfuerzos para evitar acabar con esta sangría, que también tiene consecuencias negativas desde el punto de vista demográfico. Y es que cada vez son más los jóvenes que se marchan fuera de la Comunidad, bien a otras comunidades, bien a otros países, en busca de mejor futuro en donde poder demostrar qué formación tienen.

La tasa de paro juvenil en Alemania es del 7,9 %, mientras que la de Aragón es del 44,23 %, según la última EPA. Para intentar acabar con el problema, desde Aragón se está estudiando reformar la Formación Profesional añadiendo más prácticas en empresas, remuneradas aunque a sueldos bajos. 

La Formación Profesional en Alemania se lleva a cabo de forma paralela en la empresa y en la escuela. La empresa aporta los conocimientos prácticos necesarios para el ejercicio de la actividad, mientras que la escuela suministra la teoría necesaria para el aprendizaje. Es una vuelta al antiguo aprendizaje que existió en España hasta los años 80, que duraba 4 años y en donde las empresas pagaban menos sueldo pero ensañaban un oficio a los jóvenes entre los 14/16 años y los 18/22 años según épocas.

La combinación de teoría y práctica garantiza una elevada cualificación, de ahí que el 60 % de los jóvenes que terminan la enseñanza primaria realizan formación profesional. En torno al 90 % de estos aprendices se quedan en las empresas alemanas tras la finalización de la formación, lo que permite que la tasa de desempleo juvenil sea tan reducida. A su vez, entre un 10 y un 15 % de los alumnos de Formación Profesional continúan los estudios en la Universidad. Hay que entender que la responsabilidad de las empresas alemanas con el mercado laboral es muy distinto al de las empresas españolas, aunque cueste asumirlo e incluso entenderlo.

La delegación aragonesa que a acudido a Dortmund, analizará soluciones actualizadas a nuestra realidad social y laboral sobre cómo se regula el sistema de Formación Profesional dual en Alemania; qué roles desempeñan en el proceso formativo las empresas y las escuelas; cómo se deben adaptar los actuales ciclos de FP españoles para ser impartidos con el modelo dual; cómo se preparan los formadores de las compañías; la relación empresa-alumno o cómo se verifica la calidad del proceso formativo. 

La Cámara de Comercio de Dortmund también facilitará la visita a empresas de la región para que los representantes aragoneses conozcan cómo se aplica el modelo, así como coloquios con responsables de Recursos Humanos de diferentes empresas que emplean a estos aprendices.

Pequeños consejos para cuidar más tu puesto de trabajo

Son malos tiempos para mantener el empleo y todos debemos intentar cuidar el trabajo, sobre todo si tenemos un puesto laboral dentro de una empresa sobre la que suenan campañas de guerra. Hay que mantener nuestra forma de vida, y sin perder la dignidad ni el respeto, debemos estar preparados para todo tipo de eventualidades. Por eso la formación es fundamental y hay que mimarla, sin que lo tengan que notar todos los que te rodean.

Debemos cambiar algunas formas de trabajar, para adaptarnos mejor a estos tiempos de crisis, en los que los puestos de trabajo tienen un precio muy superior al que nos creemos, dada su debilidad.

Debes mantener bien actualizado tu red de contactos profesionales y de amistad, por si acaso tu actual situación laboral viene complicada pues serán un buen lugar a donde acudir si tu actividad laboral se complican.

No seas en estos momentos laborales de crisis, excesivamente perfeccionista en sus trabajos, adáptate a lo que te pidan, a la velocidad que se necesiten para rentabilizar la producción y haz caso a lo que te indiquen los que gestionan, aunque no estés de acurdo con ello.

Trabaja más inteligentemente; no es necesario estar más horas sino que se note que te tomas más interés, que produces más y mejor, que no creas problemas nuevos.

Repasa tus últimos contactos con tus superiores en la empresa y analiza cuales fueron positivos y cueles terminaron en conflicto. Aprende a manejar estos contactos para no crear tensiones inútiles. 

Los directivos de tu empresa puede que no te gusten, pero son los que tienen el poder de decidir. No te enfrentes a ellos de manera individual por asuntos banales, no merece la pena.

Y si hay que quejarse, hazlo con educación, ofrece soluciones a tus opiniones contrarias, plantea cambios que supongan mejoras para ti pero también para la empresa. 

Y si todo falla, antes de que te despidan, si empiezas a sospechar, si escuchas rumores, buscan un nuevo trabajo. Es mucho más sencillo encontrar un trabajo si estás trabajando que si estás desempleado.

Las tres leyes sencillas del éxito personal y profesional


“Mantén ambiciones grandes; expectativas moderadas y necesidades pequeñas”
 Hay que desear lo máximo que nuestra imaginación sea capaz de pensar, de recoger por nuestras ideas. Somos capaces de construir el éxito y por ello debemos imaginárnoslo enorme.
 Debemos tener unas expectativas de éxito moderadas, tener algo de pesimistas, sin dejar de tener de lado una autoestima muy alta. Hay que pensar en los errores, sin que nos bloqueen, para estudiarlos y tener preparado un plan alternativo de salida.
 Nuestras necesidades vitales deben ser casi mínimas, no estar pillados por las deudas o por las necesidades de gasto desmesurado. Si algo sale mal, siempre tendremos la ventaja de que no necesitaremos mucho para sobrevivir.

Aprendiendo a emprender para niños en Zaragoza

Ibercaja a través de su Obra Social y en concreto su programa de Iniciativa Educa, realiza un programa escolar para niños muy interesante para que desde jóvenes sepan que existe una posibilidad real de crear empresa, empleo y riqueza. El programa se llama “Aprendiendo a emprender” en donde se estudian pequeñas ideas, proyectos o iniciativas para emprender. Lleva varios años realizándose con alumnos de 5º y 6º de Primaria en tres divisiones trimestrales en donde los padres y los profesores apoyan el programa cooperando a estudiar mercados, presupuestos, decisiones sobre productos, etc.

Se puede buscar más información aquí o aquí

Hay que aprender a diferenciar los buenas ideas emprendedoras de las equivocadas

Todos estamos convencidos acertadamente que emprender nuevas actividades es una necesidad que hay que apoyar desde todos las instancias posibles. ¿Pero hay que creerse todo tipo de emprendimiento? Algo es válido si funciona y sirve para crear riqueza personal o colectiva. Y para ello hay que estudiar con seriedad toda buena idea para buscar sus debilidades y corregirlas. Veamos 16 preguntas sencillas, que debemos hacernos antes de seguir analizando nuestra idea de negocio.


¿Qué quieres emprender, lo tienen bien diseñado?
¿Cuánta competencia tiene tu idea?
¿Qué aporta tu nuevo servicio o producto?
¿Puedes comercializar tu idea con tus conocimientos?
¿Cuánto debes invertir para poner en marcha tu idea, tu empresa?
¿Qué porcentaje de esa inversión es tuyo y ya lo tienes en el bolsillo?
¿Sabes a qué precio se debe vender tu nuevo servicio?
¿Has analizado si es lógico este precio con la competencia?
¿Has realizado un Plan de Empresa, un Plan de Negocio, un simple DAFO?
¿Has intentado localizar clientes potenciales, nichos de mercado, antes de continuar?
¿Has analizado bien el mercado al que te debes dirigir?
¿Estás suficientemente formado para todas las fases del negocio: producción, comercialización rentabilidad y organización interna?
¿Estás convencido de que internet ayuda, pero no es la herramienta panacea?
¿Has buscado a un amigo pesimista que analice tu proyecto y te sea sincero?
¿Has asumido que hay que trabajar mucho y muy duro para lograr éxito con las empresa?
¿Apoyarías con tu dinero esta misma idea, si te la presentara un amigo como suya?

Frases de Abadía, para ayudar a salir del desempleo

 “Este es el momento de ser optimistas, y te voy a decir por qué, en lugar de quejarnos, vamos a comentar qué podemos hacer”
“Tenemos que cambiar de definición de ‘optimismo’. Si decimos que el ‘optimismo’ es ‘aquí no pasa nada’, es mentira, porque lo que pasa es muy serio. El optimismo consiste en luchar con uñas y dientes para salir de una situación concreta. Todos sabemos que hay unos problemas muy serios, pero hay que salir adelante como sea”

“El mayor riesgo que corremos es quedarnos paralizados. Hay muchísima gente que no lo está, pero todos podemos tener un bajón y decir ‘qué mal va todo’. Es de lo que hay que escapar”

“Yo suelo decir que debería estar prohibido hablar de la crisis, porque si no, al final entramos en la disculpa de ‘es que con esto de la crisis…’. ¿Qué estás haciendo tú para salir de ella? No me digas que las cosas están mal, que ya lo sabemos, sino mira a ver qué podemos hacer. A todos nos pasa que cuando algo no te va bien, tenemos la tentación de echarle la culpa a los demás”

“Un país con 47 millones de personas intentando trabajar, sin rendirse, es un país riquísimo. Un país con 47 millones diciendo ‘a ver si me lo soluciona el Estado, la Comunidad Autónoma o mi Ayuntamiento’ es un país pobrísimo’. Me gustaría que fuésemos un país riquísimo”

“Al desempleado, a esa persona en concreto, hay que decirle que hay que seguir adelante. No le puedes pedir que sea optimista, así que hay que decirle ‘¿qué podemos hacer? ¿Tiene algún amigo que pueda ayudarte a buscar trabajo? ¿Alguien de la familia que pueda echarle una mano? ¿Ha leído los periódicos a ver qué empleos hay por ahí? ¿Sabe inglés para buscar trabajo fuera?”

“Al final, cada uno nos tenemos que sacar las castañas del fuego por nuestra cuenta. Por supuesto, ayudando a los demás, sin hundir a los otros. Lo primero que tiene que hacer el que está en paro o pasándolo mal, es decírselo a todo el mundo, porque muchas veces da vergüenza decirlo y callarlo es negativo”.

“Hay que ir al bar donde se iba siempre, porque a lo mejor conoces a alguien que te pueda echar una mano. Mucha gente está saliendo adelante porque hay una red familiar y de amigos que está ayudando”.
“Si nos hundimos, buena culpa es nuestra. Si me quedo en casa pensando ‘me hundo, me hundo’, termino hundiéndome yo solo, y echando la culpa a los demás. No, hombre, en ese caso la culpa es mía”.

“¿En esa cola de 500 personas del INEM no puede haber alguien que tenga unos ahorrillos guardados y pueda montarse una empresa con otros dos, y así ya tenemos tres deempleados menos? El optimismo no es más que eso: estás pasándolo mal, lo sabes. ¿Qué hago, hoy mismo, para arreglarlo? Si lo dejamos para el lunes que viene, hemos perdido cuatro días…”

“En Zaragoza, mi familia tenía una tienda que llevaba mi padre. No le oí quejarse nunca, nunca jamás. Supongo que lo pasaría mal, pero recuerdo vivir bien. Con el paso del tiempo, he mirado atrás  y me he dado cuenta de que quizás no vivíamos tan bien. En casa teníamos unas batas gordas que nos poníamos al llegar a casa, porque hacía frío. Yo, ahora, cuando llego a casa, me quito la chaqueta. Eso quiere decir que entonces vivía peor que ahora”

“Un amigo me decía hace poco que somos más pobres que antes. Creo que no: creo que antes éramos igual de pobres, pero con créditos de los bancos. Pobres apalancados, como yo lo llamo. Como no tenía el dinero necesario, el banco me pagaba el coche o el piso, y me hipotecaba para la eternidad. Vivimos bien pero no éramos tan ricos. Ahora vivimos de otra manera, y el día de mañana de otra: así es la vida”

“A los jóvenes hay que enseñarles a trabajar. A los 79 años, yo mismo descubro que no sé trabajar. Tenía que entregar un libro en una fecha determinada, y por una serie de problemas, se me liaron las cosas. Pensé que no podría cumplir los plazos, así que me dije ‘voy a trabajar bien’. Horas completas. Ponía el temporizador del iPhone, y en ese tiempo ni cogía el teléfono ni hacía otra cosa. Y acabé el libro. Eso es lo que hay que enseñar a los chavales. ¿Que el trabajo aburre y cansa? Puede ser, pero así ha sido toda la vida, con tu esfuerzo terminas sacando todo adelante”.

“Eso que se dice ahora de que hay que volver a los viejos valores y la cultura del esfuerzo… ¡Pero si los valores no son ni viejos o nuevos! ¿Hay que volver al viejo valor de no meter la mano en el bolsillo ajeno? No sabía que nos habíamos ido tanto, pero si es así, habrá que volver. Y a ser fiel, y leal, a no ser trepa, a ayudar a los demás… Hay que recordar todo eso que damos por supuesto”



Hay que mejorar la formación en todos los niveles, usando más internet

Constantemente escuchamos lo mal que se encuentra la educación en España, los malos resultados que obtenemos en la sociedad por el fracaso escolar y la baja titulación de nuestros alumnos, pero no pensamos en los pocos cambios reales que hemos realizado en la formación incluso en el últimos siglo que no sea acercarla a un gran número (casi universal) de jóvenes, y en que los muchos intentos por modificar sus sistemas y calidades además de inútiles no han cambiado en nada la base de la formación. ¿Qué se hace por la formación para adultos en niveles medios y altos?
Las tecnologías nos permiten hoy nuevos intentos que ya algunas Universidades famosas están explorando.
Pensemos en este pequeño apunte tecnológico, para saber si sería posible y útil hacer algo parecido desde nuestras propias unidades formativas de todo tipo.
Imaginemos que la Universidad de Zaragoza se dedica a realizar cursos completos sobre materias específicas.
Cursos grabados sin alumnos, colgados en internet y con acceso gratuito y libre. Lo puede seguir un alumno de Zaragoza, de NY, de Quito o de Pekín.
Cursos de calidad, formativos en diversos grados, potenciados en calidad pero también en saber comunicar su sentido práctico y su calidad formativa.
Son acciones formativas baratas, que dependen más de los apoyos puntuales de grande figuras para que den prestigio a los cursos, pero que una vez grabados sirven para muchos años.
¿Y de donde se puede sacer el dinero para sufragar estos cursos libres, en periodos en donde no hay dinero?
Toda formación tiene dos vertientes: una, que sirve para mejorar a la sociedad como conjunto. Dos, que sirve para mejorar personalmente al alumno y con ello ganar dinero en su posterior trabajo.
Una vez realizados los cursos la propia Universidad de Zaragoza debe crear un sistema de examen. Las personas que deseen participar en esas avaluaciones SI deben pagar una matrícula suficiente para compensar los gastos. Y los alumnos examinados que hayan aprobado el curso, master o como lo queramos llamar, deberían pagar otra cantidad por la obtención del Diploma acreditativo. Sin este diploma no se puede demostrar que se ha aprovechado el curso gratuito.
Se consiguen abrir tres caminos:
Que la formación llegue a más personas.
Más  prestigio de la Universidad, del Colegio Mayor, de la Escuela de Formación Profesional que inicia este tipo de acción formativa gratuita.
Unos ingresos añadidos a través de los exámenes y diplomas
Al principio hablaba de la Universidad de Zaragoza, pero este sistema podría servir por igual para centros formativos de todo tipo, sindicales, empresariales o de Cámaras de Comercio. Para centros de Formación Profesional o incluso para centros privados. Se trata de diseñar la forma de poder cobrar por los diplomas acreditativos para facilitando la formación gratuita a todo el mundo. Abrir la formación y educación a todo el mundo que pueda tener un ordenador, es decir a todos los jóvenes o adultos. Es cierto que los sistemas presenciales son excelentes, pero con un modelo por internet no se suprime un acompañamiento presencial para quien lo desee, hay fórmulas para mejorar todo.

Crece mucho en España el desempleo entre los mayores de 55 años

 Esta semana hemos conocido datos sobre el desempleo de los mayores de 55 años en España que son más preocupantes de lo que la sociedad piensa.
El desempleo entre los mayores de 55 años se ha más que triplicado con la crisis, pasando del 5,5% al 16,8%. En La Rioja, Extremadura o Castilla La Mancha los parados mayores de 55 años crecen más que la media nacional, hasta un 30,6%.
De cada tres mayores de 55 años que llegan al desempleo, dos lo hacen casi indefinidamente. En estos momentos hay 495.700 desempleados mayores de 55 años con serias dificultades para reincorporarse al mercado laboral. En el año 2007 eran 131.000 desempleados de este grupo de edad. El 57,3% son hombres y el 42,7% mujeres. El 67% de estos desempleados llevan más de un año buscando un nuevo empleo. Solo un 2% de tasa de desempleo existe entre parados de más de 55 años con estudios de doctorado. Cifra que llega a un 58,6% entre las personas que no tienen nivel formativo o estudios primarios, algo que en los años que tuvieron que estudiar de jóvenes, era lo habitual en la enseñanza.
Cada año aumenta un 30,6% el número de desempleados de esta franja de edad. Franja por cierto, que verán mermados profundamente sus ingresos futuros para la jubilación, por estos años de desempleo en donde las cotizaciones bajarán en cuanto se les acabe la prestación de desempleo y les afectará muy negativamente en sus bases de cotización. Urgen soluciones para los desempleados mayores de 55 años, desplazados del mercado laboral y sin posibilidades de reincorporación.


La importancia de la expectativa de demanda

Paseaba por una calle de mi ciudad cuando un hombre de lo más normal, con barba de dos días y pantalones cortos hablaba por teléfono en un tono excesivo para la calle con poca gente. Alguien parecía haberle pedido consejo sobre la posibilidad de contratar o no contratar a un número indeterminado de personas para su empresa.
El orondo hombre del pantalón escaso le respondía contundentemente.
—Mira, por mucho trabajo que tengas hoy, si no tienes EXPECTATIVAS  de demanda en el medio plazo, NO contrates a nadie. Y hoy no hay expectativas de nada.
Lentifiqué el paso, pero la contundencia en sus palabras iban por el mismo camino de “la expectativa” simple y clara. En media docena de palabras había dado una lección de economía que los ministros no saben entregarnos ni aplicarse.
En estos momentos la sociedad tiene miedo, complejo o banal, cierto o inventado, pro miedo al futuro. El miedo no siempre produce temor enfermizo, pero casi siempre produce paralización.
Los ciudadanos tienen más dinero del que parece, pero no consumimos por varios factores, siendo el principal el temor a lo que nadie sabemos si vendrá o no vendrá y en qué consistirá. Los políticos deben sobre todo trasmitir seriedad, tranquilidad, serenidad en sus decisiones, lógica social para que no se rompa la baraja y soluciones que funcionen. Y hoy esto no se está haciendo.

Podría volver el aprendizaje a las empresas españolas

Como se trata de buscar soluciones al desempleo en España, a veces algunas de ellas nos pueden parecer aberrantes, curiosas, inhumanas, raras. Pero es obligatorio estudiarlas pues la falta de imaginación nos obliga a no descartar ninguna. Yo fui aprendiz durante 4 años y llegué a ser socio de la misma empresa en donde entré con 14 años, así que se puede entrever mi opinión al respecto.

SEAT Martorell con un acuerdo entre las Cámaras de Comercio de España y Alemania ha puesto en marcha un sistema de Formación Profesional para su empresa, similar al que se realiza en Alemania en la fábrica Volkswagen. Es volver al aprendizaje que duró hasta los años (casi) 80.

Se han elegido 146 plazas de jóvenes (61 para este primer curso) para una Formación Profesional de tres años, en donde además de formación teórica realizarán formación en prácticas en los talleres, pero cobrando unas pequeñas cantidades.

Serán unos sueldos de 250 euros al mes durante el primer año, Sobre 420 euros el segundo año. Y 530 euros al mes durante el tercer año. A partir de ese momento los alumnos salen con la formación terminada y en condiciones de ser contratados definitivamente (o no) por la empresa SEAT. Y en el tiempo en que permanezcan en la empresa SEAT, estos “new” aprendices tendrán todos los derechos de los trabajadores de la misma.

Un informe del Instituto Alemán de Investigaciones Económicas (DIW) demuestra que en Europa hay una tendencia creciente entre la juventud a concentrarse en sus estudios y carreras universitarias, lo cual no significa que tengan más posibilidades de lograr un empleo. En los países en los que, como Alemania, está muy desarrollada la formación profesional en las propias empresas, los jóvenes tienen muchas más oportunidades de hallar huecos en el mercado laboral. Las estadísticas lo confirman: en la República Federal hay sólo un paro juvenil del 8%. La media europea es del 20%. En España, supera el 50%.

En los tres años harán un total de 4.625 horas lectivas y de prácticas, divididas casi al 50% entre ambas actividades. Seat imparte aquí los tres ciclos formativos de Grado Medio de Mecanizado, Mantenimiento electromecánico y Electromecánica de vehículos. El director de la escuela, Manuel Moreno, ha explicado que este septiembre entrarán en el centro 61 aprendices para el primer curso, que han sido seleccionados por la marca de automóviles tras recibir más de 400 solicitudes.

Entre otras novedades, los alumnos de primer curso recibirán 160 horas de formación práctica en fábrica en julio y se cursará inglés o alemán en segundo y tercer curso, además de tener acceso a la formación continua especializada que reciben los trabajadores que ya forman parte de la plantilla de Seat. Para acceder a la escuela, que no tiene ningún coste para los alumnos, los interesados deben haber cursado la ESO o haber superado la prueba de acceso al Grado Medio y realizar un test psicotécnico y una entrevista

Todos somos capaces de innovar, de crear una sociedad mejor

No es lo mismo innovar que investigar, todos lo sabemos pero aun por obvio es bueno recordarlo para que cada uno de nosotros intentemos poner un grano de arena en este lodazal.
Innovar lo puede hacer cualquier persona, incluso con una formación básica.
Investigar solo lo pueden hacer especialistas de cada materia.
Si usted inventa y razona un sistema para modificar su producción empresarial ahorrando costes, está innovando, y para ello simplemente es necesario que sea un buen conocedor de los mecanismos de su oficio, un oficial con experiencia y sentido común.
Innova quien modifica un sistema de reparto para hacerlo más rápido; quien crea un producto nuevo que tiene demanda; quien cambia procedimientos para hacerlos más seguros; quien edifica un sistema educativo profesional continuo para el personal de su empresa; quien organiza un horario laboral flexible pero eficaz; quien crea un sistema de acción social en donde participan las personas de un barrio; quien construye un sistema de trabajo político que sea más eficaz; quien ahorra sin mermar calidad ni servicio.
Todos podemos innovar. En España 47 millones de personas. Investigar solo una pocas personas. Hay que empujar a las personas para motivarlas y hacerlas partícipes de que SI son capaces.

Frase de Konosúke Matsushita. Fundador de Panasonic.

“Los occidentales dirigen a personas sin comprenderlas, sin motivarlas para que se sientan parte de la empresa en la que trabajan y den el máximo. Por eso los orientales vamos a ganar y los occidentales a perder”
Konosúke Matsushita. Fundador de Panasonic. Konosúke tuvo que abandonar su hogar para mudarse a Osaka a trabajar como aprendiz en una fábrica de bicicletas. A los 15 años, empezó a trabajar en la Osaka Electric Light Company como asistente de cableado. A los 22 años llegó a inspector, la máxima posición a la que podía aspirar un técnico. En 1919, con 25 años, estableció una pequeña compañía con tres empleados, dedicada a la venta de enchufes eléctricos, que llegó a convertirse en un gigante de los electrodomésticos y la electrónica. Con apenas 50 dólares que le había prestado su cuñado, fundó "Matsushita Electric Devices Manufacturing Works", dedicada a la manufactura de accesorios eléctricos.

Su primer éxito llegó de la mano de las lámparas para bicicletas, que Konosuke empezó a distribuir en todo Japón. El negocio floreció y la empresa fue incorporando nuevos productos como radios y planchas eléctricas. En 1922, Matsushita inauguró la nueva fábrica de su creciente firma, Panasonic.
Matsushita estableció una escuela para las nuevas generaciones de políticos y líderes empresariales, promocionó la cultura y la paz, y su forma y filosofía de hacer negocios marcaron para siempre la industria japonesa.

Las seis etapas del desempleo. Cinco más una

Este pequeño apunte o gráfico sobre como evolucionamos las personas desde el momento en que nos quedamos desempleados tiene gran parte de razón y un final bastante ilógico, excepto que entre el quinto paso y el sexto suceda un tiempo brutal de “nada” y nos hayamos tenido que curar del desempleo por razones de salud y supervivencia mental y física.
Las seis etapas del desempleo sirven al menos para saber qué nos va a suceder en las diferentes etapas y para así, poder poner freno o solución antes de llegar a ellas. Tristemente no es sencillo salir del desempleo en estos años, pero hay que intentarlo con todas las fuerzas. El gráfico es de L-1452.com

Tres frases de Carver Mead, Premio BBVA

"Si fundas una compañía, hazlo cuando los negocios van mal. Cuando las cosas vuelvan a ir bien, estarás en lo alto de la ola”.

“Una mosca hace cosas que el más sofisticado ordenador no puede. Algún día lograremos entender cómo las hace y crear sistemas con sus mismos principios”

“Mi mayor derrota ha sido la incapacidad para influir en la transformación del proceso educativo. Sé enseñar, se hacer de entrenador a magníficos científicos e ingenieros, pero no he encontrado el modo de cambiar la educación y me duele mucho ver como empeora”

Carver Mead. El padre de la era del silicio. Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Tecnologías de la Información y la Comunicación

Emprender comercializando y ofreciendo nuevos servicios

Pedro Gallego de Lerma ha iniciado una forma de crear reatabilidad económica a través de venrer pequeñas obras de arte económcias en Museos. Os dejo una pequeña entrevista en El País que nos sive para entender mejor lo que algunas personas ya están haciendo.

P. ¿Cuál es la mayor dificultad que ha encontrado en abrirse camino en el negocio?

R. La tarea más difícil es la comercialización: la crisis, la caída del consumo, y la reducción de calidad que muchas tiendas de museo están aplicando, al dar protagonismo al márketing más  banal, está complicando un poco el arranque. Pero soy optimista, creo que hay mucha vida en este campo, y estoy activando el lanzamiento internacional de La Gran. Además estoy convencido de que en tiempos difíciles una de las formas efectivas de que los artistas españoles entren a los museos internacionales es hacerlo a través de sus tiendas.

El otro aspecto que creo que bloquea a los emprendedores emergentes en este ámbito es la atonía cultural. La cultura sigue siendo algo elitista. Comparado con otras actividades y con otros países, nos interesa a unos pocos, no nos engañemos. Tampoco las empresas ni las administraciones, en general, ven que la cultura sea algo en lo que creer. Pero la dificultad es algo que te hace crecer, me preocupa pero no me paraliza.

Hay que salir del desempleo, creando nuestro propio puesto de trabajo

El problema del para, del desempleo en España nos parecen imposible de resolver. Tenemos la sensación de que en muchos años no lograremos crear empleos nuevos netos, que sean capaces de dar trabajo a millones de españoles. ¿Tan complicado es crear nuevos empleos? ¿Qué hacemos cada uno de nosotros por resolver este problema? Si no hay empleo, ¿no es correcto empezar a pensar en crearnos nuestro propio puesto de trabajo?
Los empleos solo los pueden crear las empresas, sean privadas o públicas.
Realmente los empleos los crean otras personas, que son quienes toman decisiones a través de empresas.
Todas las empresas privadas quieren tener más beneficios, pero antes se pensaba que crecer era el mejor camino; ahora se piensa que bajar los gastos son el mejor camino.
Todas (casi) las empresas que hoy existen están endeudadas (más que hace 4 años) y necesitan recapitalizar sus contabilidades.
Las empresas no van a crecer para facturar más, mientras no vean una economía pública limpia y clara
Las empresas antes de crecer para facturar más, reestructurarán sus gastos, sus plantillas (más), su tipo de producción, su tipo de cliente, su gestión.
Cuando las empresas empiecen a tener algún beneficio, lo emplearán en pagar deudas en primer lugar. Tras ello, volverán a tener que invertir en nuevos procesos de producción, pues estos años los están dejando obsoletos y viejos. Y tras ello, empezarán a contratar a más gente para crecer en tamaño.
La forma de entender las relaciones laborales YA han cambiado. Los viejos empresarios quieren una manera diferente de contratar, de pagar, de despedir, de emplear (jodo la palabra) los RRHH.
La única manera de salir de este círculo asfixiante para los trabajadores es EMPRENDER.
El éxito de los ciudadanos chinos en España es que trabajan para ellos. No tienen empleadores, no tienen jefes, no tienen horarios pues trabajan para SU empresa.
Emprender nuevos proyectos es complicado, nadie dijo nunca que lo bueno era sencillo (o si lo dijimos, nos equivocamos y mucho) pero el éxito gratifica. Aprendamos a formarnos más. Aprendamos a crear nuestro propio puesto de trabajo.
Lo más complejo no es conseguir la financiación para un proyecto, esto es falso. Lo más complicado es encontrar un proyecto válido, rentable, que tú mismo te lo creas. Si quieres ser empresario de tu propio puesto de trabajo, debes buscar una buena idea que sea rentable. Luego seguro que encontrarás quien te preste dinero para obtener rentabilidad. Pero antes tienes que demostrar que tu ideas es rentable.
Convertirte en empresario, aunque sea sin trabajadores, es un riesgo. Efectivamente. ¿Y? ¿No es un riesgo estar desempleado tras haber realizado una formación alta durante muchos años? ¿No es un riesgo irte a China, Alemania o Chile a trabajar por cuenta ajena?
Piensa SIEMPRE en los beneficios de tu empresa, pero no pienses NUNCA en repartirlos como si fueran bocadillos a la puerta de un colegio. Los beneficios son para reinvertir y pagar deudas, para capitalizar y estar más seguro, para ser mejor que tu competencia o para aprender, para crecer despacito o para diversificar tus proyectos. Los beneficios son para perderlos o para tener MÁS.



Primeros consejos para abrir una franquicia

Son tiempos de emprender nuevas ideas, de intentar construir nuestro propio puesto de trabajo, y las franquicias parece una opción sencilla a primera vista.
Muchas personas terminan en el desempleo con una indemnización y muy pocas posibilidades de encontrar empleo estable lo que las empuja a pensar en montar un pequeño negocio. No saben cómo empezar, por donde iniciar los trámites, como abrir mercados, a qué dedicarse.
Las franquicias pueden simplificar algunos de estos primeros pasos. De alguna manera ya se juega con una marca y un servicio que el cliente conoce, que se fía. Ya no hay que abrir un mercado nuevo desde “cero” pero si que hay que abrirlo en tu zona de influencia comercial.
Debes recurrir a una franquicia si antes ya tienen conocimientos del tema al que te vas a dedicar. En una franquicia te pueden formar, asesorar, ayudar en los primeros momentos y en todos los posteriores, pero debes tener tu una predisposición al negocio, bien por formación anterior, bien por personalidad capaz de levantar y poner en funcionamiento el nuevo negocio.
En una franquicia hay que pagar dos cantidades. La primera o inversión inicial o canon por poder usas su marca de negocio (un 40% de las franquicias solicitan menos de 60.000 euros de canon, algunas bastante menos) y una cantidad mensual (generalmente mensual) de gastos de mantenimiento, publicidad, marca, etc. lo que se suele llamar royalties.
Hay que fijarse bien en el funcionamiento de la franquicia en otras ciudades a la tuya y de un tamaño parecido, para poder copiar y analizar sus posibilidades de futuro. Es bueno que la propia franquicia te asesore y te muestre sus empresas en funcionamiento, pero más que las analices tú mismo antes o en otros lugares, para tener una idea clara del tipo de clientes, de servicios, de horarios, de facturación, etc. y la manera en que otras personas han resuelto los problemas que luego se te van a plantear a ti mismo. No vale preguntar pues las respuestas estarán mediatizadas por la propia pregunta, lo que sirve es intuir, adivinar, hacer un estudio de campo, ver a qué distancia está la competencia, comparar, etc.
Lo grave no sería perder la inversión inicial, lo realmente preocupante es perder la ilusión y tu energía para emprender, para levantarse si te caes. Por eso la información es muy importante.
El éxito de la franquicia depende de la marca y su producto, pero también y mucho de cómo llevas tú el negocio.

Los empresarios también son responsables de esta crisis

Hasta hace tres o cuatro años, las empresas que funcionaban eras las que facturaban mucho ajustando sus costes, crecían de forma pausada, producían un producto original y novedoso, atendían muy buen a sus clientes, eran empresas serias, tenían buena relación con su banco, creían en sus proveedores y en los trabajadores que formaban su equipo, aunque siempre intentando abusar en los sueldos y en los horarios. 

Ahora no, ahora lo importante es ser bien considerado, cotizar al alza en Bolsa, ser simpático y tener muchos Community Manager que nadie sabe bien qué son. Hemos cambiado el “trabajo bien hecho” por el “trabajo muy aparente”. Y así de mal nos va. Igual es en esto en lo que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. 

Tal vez, en vez de estudiar con los codos, clavándolos en la mesa buscando estudios de mercado y la excelencia, hemos crecido a costa de caros cócteles antes de llevar a comer en el mejor restaurante de moda a los clientes mientras sonreímos y contamos chistes al tonto que compra la producción de la empresa por su presencia ante la mesa del marisco. 

Nos hemos olvidado de que los realmente tontos, los que han perdido de verdad el norte en esta crisis (sin contar a los banqueros jetas ni a los políticos lelos) han sido los empresarios que no se han dado cuenta de lo realmente importante. Y lo digo habiendo sido yo parte de esa equivocación de idiotas. Cuando hablamos (y debemos tomar nota para otro siglo) de que nos falta preparación, no nos estamos refiriendo a los aprendices ni a los oficiales de carga y descarga, nos referimos desde el mando intermedio hacia arriba. A los muchos empresarios que no tienen ni pajolera idea. Así que venga, colegas, tenemos que volver a la escuela para aprender a no dejarnos engañar por los mercados ni por los políticos imbéciles ¿vale? Menos quejarnos y más trabajar.

Para el éxito debemos escuchar y ver, el doble de lo que hablamos.

Tenemos dos orejas, dos ojos, pero una sola boca. Debemos escuchar y ver, el doble de lo que hablamos. Lo mismo sirve para trasmitir con la escritura, pues aunque tenemos dos manos solo empleamos una. Como decía Baltasar Gracián, somos esclavos de nuestra palabras y dueños de nuestros silencios. Aprendamos a aprender; y a enseñar solo cuando se nos solicite. Debería estar prohibido hablar por llenar de sonidos el ambiente, pues aunque molesta mucho el silencio, si entre varias personas llega el silencio, es responsabilidad de todos y no solo de ti. 

Habla pues menos de lo que crees y elije el momento y el lugar. Piensa bien sobre qué tema y desde qué óptica va a intervenir y desarróllalo con tranquilidad y sosiego. Si te escuchas después de hablar, te darás cuenta de lo mucho que deberías haber callado o haberlo planteado de otra manera. Pero ya no hay remedio. 

No se trata de estar siempre callado, pues darán una sensación de inoperante e inútil, sino de saber elegir y sobre todo de medirte. Si tienes dudas entre decir una cosa o no decirla, la decisión es sencilla. No la digas hasta que dejes de dudar.

Los cuatro peldaños de la escalera para emprender

Toca ahora, dentro de las enormes dificultades de los tiempos en España, tener más asertividad, pensar en nosotros, formarnos y arrancar de una vez con las ideas que tengamos, analizarlas y ver la posibilidad de hacerlas realidad. 

No es fácil, lo sabemos todos, pero debemos retomar nuestra propia vida laboral y decidir, pues lo que “otros” decidan por nosotros siempre será negativo, visto lo visto.
Nos faltan para empezar a crear y triunfar cuatro peldaños: ideas, arrestos y ganas de arriesgarnos, financiación, formación. No es mucho aunque lo parezca. Estas cuatro cualidades las he puesto en orden, como si de una escalera fuera.
Ideas
Arrestos y ganas
Financiación
Formación
Increíblemente las cuatro dependen de nosotros. Si, si, la cuatro. También la financiación. Si tu crees en tus ideas y arrestos, estoy seguro que encontrarás quien crea en tus posibilidades. Y recuerda que no solo los bancos son capaces de prestarnos financiación. Si creemos en nosotros mismos con fuerza, seremos capaces de que otros crean también en nosotros y en nuestros proyectos.Busca a familiares, amigos, conocidos. Ofréceles parte de tu nuevo negocio pues la financiación es muy importante para el éxito. Hazlos socios financieros, implícalos.
Pero lo más importantes es tener BUENAS IDEAS, lo más complicado para tener éxito es tener una idea consistente que sirva para emprender una nueva actividad. Así que empieza por el principio, analiza qué eres capaz de hacer y después sigue subiendo la escalera.

En las empresas u organizaciones, la discrepancia es un activo a cuidar

Normalmente en las empresas u organizaciones de todo tipo, el diferente molesta, el que opina de otra manera es apartado por impertinente y molesto.
Pero no es lo mismo el que ataca a la organización sin aportar sus diferencias que defiende y que su labor es la de minar por destrozar, que quien defiende posturas distintas, representa la discordancia, la opinión contraria que a veces molesta, pero que plantea dudas y soluciones diferentes.
Como lo normal es prescindir de quien molesta, las empresas y organizaciones se van quedando sin esos “Pepitos Grillos” que son diferentes pero que aportan una visión del conjunto de la que se pueden extraer valiosas ideas si se saben encauzar y modelas. Cuestionar lo establecido supone que te separen del sistema, y eso muchas veces un empobrecimiento del mismo.
Todo sistema debe cambiar constantemente, por lógica del movimiento que producen los propios compañeros de competencia. Hay que adaptarse, intuir los cambios, adivinar las soluciones, equivocarse y rectificar, pero sobre todo analizar con sinceridad las situaciones de cada empresa u organización desde dentro pero con capacidad crítica.
Cuando pensamos (y decimos) que no sabemos qué nos está sucediendo en el momento en que fracasamos, es simplemente reconocer que no hemos sabido evaluar nuestra posición y por ello será imposible que encontremos los cambios necesarios para volver a liderar nuestra situación actual y futura. Por eso es tan importante tener en los grupos de trabajo a personas dispares, elegidas precisamente por su diferencia, por su discordancia, siempre que sea fiel a la organización y sepa trabajar en equipo, algo primordial para ser tenido en cuenta en sus propuestas.

Taller en Zaragoza "Emprender paso a paso"

 Las Cámaras de Comercio ayudan a emprender, a formar, a ayudar a personas con inquietudes y ganas de salir del desempleo.En Zaragoza ofrecen ahora en julio de 2012 estos cursos. Tal vez es bueno conocer su contenido.
Si es la primera vez que va a poner en marcha un negocio, hemos creado para usted los talleres “Emprende paso a paso” donde le ayudaremos a organizar y conocer los pasos que deben seguir para poner en marcha su proyecto.
Estas sesiones duran un par de horas y se imparten semanalmente en distintos horarios para que puedan escoger el que más les interese.
A través de estos talleres podrá conocer aspectos cómo
  • Cuáles son los pasos para poner en marcha una empresa
  • Existen subvenciones para mi proyecto y dónde puedo ir a solicitarlas.
  • Qué es una forma jurídica, para que sirve y cuáles son los criterios para seleccionar la que más nos interesa.
  • Dónde consultar la normativa que debo cumplir para obtener las licencias correspondientes.
  • Qué datos debo empezar a trabajar para poder valorar la viabilidad de mi proyecto…
Una vez que haya asistido a estos talleres, y hayan trabajado la información que allí se les ha dado podremos concertar una cita personal, si fuera necesario, y trabajar de manera individualizada los proyectos.
Fecha disponibles actualmente:


No dudes en inscribirte. Al término del taller podrás consultar aquellas cuestiones que te sigan preocupando.

Cómo hacer un currículum CV del siglo XXI

Los currículum se basan en explicar lo mejor que sabemos qué hemos hecho en el pasado, quienes fuimos, en qué nos hemos ganado la vida hasta llegar aquí, a tenerme que presentar para pedir un nuevo trabajo.
Pero muy pocas veces somos capaces de explicar qué vamos a ser en el futuro, qué somos capaces de hacer hoy, de qué manera podemos resolver los problemas de la empresa a la que nos dirigimos, en qué medida vamos a ser capaces de darle beneficios a la empresa a la que llamamos a la puerta.
Ponemos unos textos seguidos, explicamos siempre que sabemos mucho inglés y que hemos sido maravillosamente eficaces, y que si ahora estamos desempleados es siempre culpa de “otros”. Pero quien lee nuestros CV sabe leer bien entre líneas, intuye y adivina. Y se equivoca.
Quien está leyendo nuestro CV, sobre todo desea no equivocarse en la elección, quiere buscar al mejor pero con arreglo a unos parámetros que desconocemos en parte. El mejor muchas veces no es “el mejor” sino “su mejor” para el puesto que desea cubrir, que muchas veces tiene una personalidad muy determinada que no se nos dirá. Tenemos que ser el mejor para el puesto, no el mejor candidato para “un” puesto.
Hoy podemos emplear en nuestro CV muchas herramientas que no empleamos y que nos deben servir para que se nos conozca más en el presente. Desde un código CR a una dirección web o de blog en donde se nos conozca más o incluso la dirección de un pequeño vídeo en donde nos dirijamos personalmente a quien recibe nuestro CV. Ya no solo la foto es imprescindible, es que posiblemente el responsable de RRHH esté recibiendo en su mesa una variedad de CV que nos asombraría. El nuestro, en papel blanco y con textos iguales, lo tiene más complicado para entrar por los ojos. Si hay pocos no tendrá más importancia, pero si tiene cientos, a veces un buen diseño, una información complementaria, un saber dirigirte priorizando datos, es fundamental.
Imagínate un CV que llega por carta con una sola línea de texto y un pequeño detalle de diseño que llame la atención al seleccionador. Podría ser una dirección web con un vídeo, en donde explicaras personalmente algunos brochazos de quien eres. Seguro que se quedarían sorprendidos de tu CV.

Debemos aprender a aprender (y enseñar) mejor

Nuestra capacidad de aprender está siendo superada por la rapidez con la que cambia lo que nos rodea y la información básica necesaria, para no perdernos entre el enorme crecimiento de la información y las nuevas técnicas y tecnologías. Pero si complejo es no perderse en la velocidad de quien aprende, también es complicado que quien trabaja en formación pueda realizar métodos de enseñanza acordes con lo que se necesitaría, pues la velocidad y el método de enseñanza es lento y no moldeable, es muy rígido y a veces no deja espacio para improvisar y menos para experimentar. Todos debemos hacen un gran ejercicio de adaptación, pero sobre todo asumir el convencimiento claro de que debemos tomarnos en serio que es muy necesario crecer con urgencia en formación, pues estamos muy superados de la media europea.

¿Tú estás contento/a tal y como funciona la sociedad actual?

Se acabo la etapa social de seguir creciendo por crecer y mucho menos todavía sin pensar en el futuro. Nos han hecho creer que el crecimiento siempre era bueno, hasta que se ha hundido la pirámide y nos hemos dado cuenta todos de que era un engaña para poder vivir mejor unos pocos.
Dejamos de crecer, es inevitable, luego hay que aprovechar más y mejor lo que ya tenemos. Es un periodo de reutilización, de aprender a utilizar durante más tiempo lo que ya tenemos. La obsolescencia bajará, por mucho que lo programen los fabricantes, por la lógica de no poder recambiar.
Dejaremos de crecer hacia fuera lo que nos permitirá si queremos, crecer hacia dentro. Esta manera que ya se atisba, de contemplar con otros ojos las mismas realidades, crece. Estoy seguro que serán las personas en conjunto la que al final saldrán ganado con estos cambios, aunque al principio será muy complicado convencer poco a poco a la gente que vamos por el buen camino. Las tensiones que nos provocarán los que quieren que todo sigua igual, serán muy fuertes.
¿Tú estás contento con la actual manera de ser en la sociedad?, ¿te esté yendo bien, tal y como funciona la sociedad actual? Si quieres que cambie, debemos empezar todos, poco a poco, lentamente, pero todos.

Para conseguir, lo mejor es aprender a solicitar, aprender a pedir

La única manera segura de tener algo, la más sencilla de conseguir lo que deseas, es pedirlo o trabajar por ello, edificando las intenciones y posibilidades reales y sobre todo saber a quien debes solicitar lo que deseas, organizando bien tus ideas y aprendiendo a solicitar lo que necesitas y deseas. Los deseos no son suficientes por sí solos, hay que merecer algo y para ello hay que crecer en tus propias posibilidades y cultivar tu formación necesaria y tus ganas de trabajar por ello.

Quejarse, esperar a que te lo den por que pienses que mereces, pensar que en algún momento caerá del cielo, esperar a que llegue tu hora, saber que en algún momento lo podrás tener simplemente esperando, son errores en los que no debes caer.

No confíes en la suerte, confía en tus trabajos, en tus buenas decisiones. Aprende a saber pedir sin lástima pero con posibilidades, dirigiéndote a quien corresponda con respeto y enseñando tus posibilidades, asumiendo que además vas a mejorar en busca de la pequeña excelencia. No es necesario ser un gran excelente, simplemente con intentar ser un poco más excelso, intentarlo, construir sensaciones y formarte en su búsqueda es más que suficiente muchas veces.

No se trata de romper normas, de pelear con malas artes, de poner zancadillas o de presionar. A veces algunas de estas fórmulas pueden ayudar pero otras veces estropean las posibilidades. Pero si deseas algo, pídelo con firmeza. Aprende a saber a quien y acude con calma pero con sinceridad y destreza a pedirlo. Cuanto más cerca esté del poder a quien te dirijas, contra más complicado te parezca tener que dirigirte hasta ese puesto, más posibilidades tienes de que la respuesta sea positiva. No temas de la importancia de a quien te dirijas si lo haces empleando los cauces ya marcados y el respeto que está indicado según el sistema. Pero una vez que has llegado, debes demostrar que estás convencido, de que crees en ti, de que eres capaz de lograr lo que pides pues tienes “tu” razón.

Te puedes incluso sorprender de lo fácil que es conseguirlo, de las buenas disposiciones de las personas a las que consideraba inaccesibles, de lo sencillo que es lograr ayuda si se sabe pedir y se ha elegido bien la persona a la que hay que acudir.

Lo peor que te puede suceder, cuando algo lo deseas con fuerza y no lo tienes, es quedarte como antes, sin haberlo alcanzado. Es decir, a lo sumo, quedarás empatada, pues nada tienes y nada tenías. Pero es mucho más sencillo conseguir lo que pretendes si sabes pedirlo que si insistes en pillarlo al vuelo o en esperar a que caiga por la lógica del tiempo. Muchos no te lo dan, simplemente por que no saben que lo necesitas, lo están anhelando.