Para el éxito debemos escuchar y ver, el doble de lo que hablamos.

Tenemos dos orejas, dos ojos, pero una sola boca. Debemos escuchar y ver, el doble de lo que hablamos. Lo mismo sirve para trasmitir con la escritura, pues aunque tenemos dos manos solo empleamos una. Como decía Baltasar Gracián, somos esclavos de nuestra palabras y dueños de nuestros silencios. Aprendamos a aprender; y a enseñar solo cuando se nos solicite. Debería estar prohibido hablar por llenar de sonidos el ambiente, pues aunque molesta mucho el silencio, si entre varias personas llega el silencio, es responsabilidad de todos y no solo de ti. 

Habla pues menos de lo que crees y elije el momento y el lugar. Piensa bien sobre qué tema y desde qué óptica va a intervenir y desarróllalo con tranquilidad y sosiego. Si te escuchas después de hablar, te darás cuenta de lo mucho que deberías haber callado o haberlo planteado de otra manera. Pero ya no hay remedio. 

No se trata de estar siempre callado, pues darán una sensación de inoperante e inútil, sino de saber elegir y sobre todo de medirte. Si tienes dudas entre decir una cosa o no decirla, la decisión es sencilla. No la digas hasta que dejes de dudar.

Los cuatro peldaños de la escalera para emprender

Toca ahora, dentro de las enormes dificultades de los tiempos en España, tener más asertividad, pensar en nosotros, formarnos y arrancar de una vez con las ideas que tengamos, analizarlas y ver la posibilidad de hacerlas realidad. 

No es fácil, lo sabemos todos, pero debemos retomar nuestra propia vida laboral y decidir, pues lo que “otros” decidan por nosotros siempre será negativo, visto lo visto.
Nos faltan para empezar a crear y triunfar cuatro peldaños: ideas, arrestos y ganas de arriesgarnos, financiación, formación. No es mucho aunque lo parezca. Estas cuatro cualidades las he puesto en orden, como si de una escalera fuera.
Ideas
Arrestos y ganas
Financiación
Formación
Increíblemente las cuatro dependen de nosotros. Si, si, la cuatro. También la financiación. Si tu crees en tus ideas y arrestos, estoy seguro que encontrarás quien crea en tus posibilidades. Y recuerda que no solo los bancos son capaces de prestarnos financiación. Si creemos en nosotros mismos con fuerza, seremos capaces de que otros crean también en nosotros y en nuestros proyectos.Busca a familiares, amigos, conocidos. Ofréceles parte de tu nuevo negocio pues la financiación es muy importante para el éxito. Hazlos socios financieros, implícalos.
Pero lo más importantes es tener BUENAS IDEAS, lo más complicado para tener éxito es tener una idea consistente que sirva para emprender una nueva actividad. Así que empieza por el principio, analiza qué eres capaz de hacer y después sigue subiendo la escalera.

En las empresas u organizaciones, la discrepancia es un activo a cuidar

Normalmente en las empresas u organizaciones de todo tipo, el diferente molesta, el que opina de otra manera es apartado por impertinente y molesto.
Pero no es lo mismo el que ataca a la organización sin aportar sus diferencias que defiende y que su labor es la de minar por destrozar, que quien defiende posturas distintas, representa la discordancia, la opinión contraria que a veces molesta, pero que plantea dudas y soluciones diferentes.
Como lo normal es prescindir de quien molesta, las empresas y organizaciones se van quedando sin esos “Pepitos Grillos” que son diferentes pero que aportan una visión del conjunto de la que se pueden extraer valiosas ideas si se saben encauzar y modelas. Cuestionar lo establecido supone que te separen del sistema, y eso muchas veces un empobrecimiento del mismo.
Todo sistema debe cambiar constantemente, por lógica del movimiento que producen los propios compañeros de competencia. Hay que adaptarse, intuir los cambios, adivinar las soluciones, equivocarse y rectificar, pero sobre todo analizar con sinceridad las situaciones de cada empresa u organización desde dentro pero con capacidad crítica.
Cuando pensamos (y decimos) que no sabemos qué nos está sucediendo en el momento en que fracasamos, es simplemente reconocer que no hemos sabido evaluar nuestra posición y por ello será imposible que encontremos los cambios necesarios para volver a liderar nuestra situación actual y futura. Por eso es tan importante tener en los grupos de trabajo a personas dispares, elegidas precisamente por su diferencia, por su discordancia, siempre que sea fiel a la organización y sepa trabajar en equipo, algo primordial para ser tenido en cuenta en sus propuestas.