Tres frases de Carver Mead, Premio BBVA

"Si fundas una compañía, hazlo cuando los negocios van mal. Cuando las cosas vuelvan a ir bien, estarás en lo alto de la ola”.

“Una mosca hace cosas que el más sofisticado ordenador no puede. Algún día lograremos entender cómo las hace y crear sistemas con sus mismos principios”

“Mi mayor derrota ha sido la incapacidad para influir en la transformación del proceso educativo. Sé enseñar, se hacer de entrenador a magníficos científicos e ingenieros, pero no he encontrado el modo de cambiar la educación y me duele mucho ver como empeora”

Carver Mead. El padre de la era del silicio. Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Tecnologías de la Información y la Comunicación

Emprender comercializando y ofreciendo nuevos servicios

Pedro Gallego de Lerma ha iniciado una forma de crear reatabilidad económica a través de venrer pequeñas obras de arte económcias en Museos. Os dejo una pequeña entrevista en El País que nos sive para entender mejor lo que algunas personas ya están haciendo.

P. ¿Cuál es la mayor dificultad que ha encontrado en abrirse camino en el negocio?

R. La tarea más difícil es la comercialización: la crisis, la caída del consumo, y la reducción de calidad que muchas tiendas de museo están aplicando, al dar protagonismo al márketing más  banal, está complicando un poco el arranque. Pero soy optimista, creo que hay mucha vida en este campo, y estoy activando el lanzamiento internacional de La Gran. Además estoy convencido de que en tiempos difíciles una de las formas efectivas de que los artistas españoles entren a los museos internacionales es hacerlo a través de sus tiendas.

El otro aspecto que creo que bloquea a los emprendedores emergentes en este ámbito es la atonía cultural. La cultura sigue siendo algo elitista. Comparado con otras actividades y con otros países, nos interesa a unos pocos, no nos engañemos. Tampoco las empresas ni las administraciones, en general, ven que la cultura sea algo en lo que creer. Pero la dificultad es algo que te hace crecer, me preocupa pero no me paraliza.

Hay que salir del desempleo, creando nuestro propio puesto de trabajo

El problema del para, del desempleo en España nos parecen imposible de resolver. Tenemos la sensación de que en muchos años no lograremos crear empleos nuevos netos, que sean capaces de dar trabajo a millones de españoles. ¿Tan complicado es crear nuevos empleos? ¿Qué hacemos cada uno de nosotros por resolver este problema? Si no hay empleo, ¿no es correcto empezar a pensar en crearnos nuestro propio puesto de trabajo?
Los empleos solo los pueden crear las empresas, sean privadas o públicas.
Realmente los empleos los crean otras personas, que son quienes toman decisiones a través de empresas.
Todas las empresas privadas quieren tener más beneficios, pero antes se pensaba que crecer era el mejor camino; ahora se piensa que bajar los gastos son el mejor camino.
Todas (casi) las empresas que hoy existen están endeudadas (más que hace 4 años) y necesitan recapitalizar sus contabilidades.
Las empresas no van a crecer para facturar más, mientras no vean una economía pública limpia y clara
Las empresas antes de crecer para facturar más, reestructurarán sus gastos, sus plantillas (más), su tipo de producción, su tipo de cliente, su gestión.
Cuando las empresas empiecen a tener algún beneficio, lo emplearán en pagar deudas en primer lugar. Tras ello, volverán a tener que invertir en nuevos procesos de producción, pues estos años los están dejando obsoletos y viejos. Y tras ello, empezarán a contratar a más gente para crecer en tamaño.
La forma de entender las relaciones laborales YA han cambiado. Los viejos empresarios quieren una manera diferente de contratar, de pagar, de despedir, de emplear (jodo la palabra) los RRHH.
La única manera de salir de este círculo asfixiante para los trabajadores es EMPRENDER.
El éxito de los ciudadanos chinos en España es que trabajan para ellos. No tienen empleadores, no tienen jefes, no tienen horarios pues trabajan para SU empresa.
Emprender nuevos proyectos es complicado, nadie dijo nunca que lo bueno era sencillo (o si lo dijimos, nos equivocamos y mucho) pero el éxito gratifica. Aprendamos a formarnos más. Aprendamos a crear nuestro propio puesto de trabajo.
Lo más complejo no es conseguir la financiación para un proyecto, esto es falso. Lo más complicado es encontrar un proyecto válido, rentable, que tú mismo te lo creas. Si quieres ser empresario de tu propio puesto de trabajo, debes buscar una buena idea que sea rentable. Luego seguro que encontrarás quien te preste dinero para obtener rentabilidad. Pero antes tienes que demostrar que tu ideas es rentable.
Convertirte en empresario, aunque sea sin trabajadores, es un riesgo. Efectivamente. ¿Y? ¿No es un riesgo estar desempleado tras haber realizado una formación alta durante muchos años? ¿No es un riesgo irte a China, Alemania o Chile a trabajar por cuenta ajena?
Piensa SIEMPRE en los beneficios de tu empresa, pero no pienses NUNCA en repartirlos como si fueran bocadillos a la puerta de un colegio. Los beneficios son para reinvertir y pagar deudas, para capitalizar y estar más seguro, para ser mejor que tu competencia o para aprender, para crecer despacito o para diversificar tus proyectos. Los beneficios son para perderlos o para tener MÁS.



Primeros consejos para abrir una franquicia

Son tiempos de emprender nuevas ideas, de intentar construir nuestro propio puesto de trabajo, y las franquicias parece una opción sencilla a primera vista.
Muchas personas terminan en el desempleo con una indemnización y muy pocas posibilidades de encontrar empleo estable lo que las empuja a pensar en montar un pequeño negocio. No saben cómo empezar, por donde iniciar los trámites, como abrir mercados, a qué dedicarse.
Las franquicias pueden simplificar algunos de estos primeros pasos. De alguna manera ya se juega con una marca y un servicio que el cliente conoce, que se fía. Ya no hay que abrir un mercado nuevo desde “cero” pero si que hay que abrirlo en tu zona de influencia comercial.
Debes recurrir a una franquicia si antes ya tienen conocimientos del tema al que te vas a dedicar. En una franquicia te pueden formar, asesorar, ayudar en los primeros momentos y en todos los posteriores, pero debes tener tu una predisposición al negocio, bien por formación anterior, bien por personalidad capaz de levantar y poner en funcionamiento el nuevo negocio.
En una franquicia hay que pagar dos cantidades. La primera o inversión inicial o canon por poder usas su marca de negocio (un 40% de las franquicias solicitan menos de 60.000 euros de canon, algunas bastante menos) y una cantidad mensual (generalmente mensual) de gastos de mantenimiento, publicidad, marca, etc. lo que se suele llamar royalties.
Hay que fijarse bien en el funcionamiento de la franquicia en otras ciudades a la tuya y de un tamaño parecido, para poder copiar y analizar sus posibilidades de futuro. Es bueno que la propia franquicia te asesore y te muestre sus empresas en funcionamiento, pero más que las analices tú mismo antes o en otros lugares, para tener una idea clara del tipo de clientes, de servicios, de horarios, de facturación, etc. y la manera en que otras personas han resuelto los problemas que luego se te van a plantear a ti mismo. No vale preguntar pues las respuestas estarán mediatizadas por la propia pregunta, lo que sirve es intuir, adivinar, hacer un estudio de campo, ver a qué distancia está la competencia, comparar, etc.
Lo grave no sería perder la inversión inicial, lo realmente preocupante es perder la ilusión y tu energía para emprender, para levantarse si te caes. Por eso la información es muy importante.
El éxito de la franquicia depende de la marca y su producto, pero también y mucho de cómo llevas tú el negocio.

Los empresarios también son responsables de esta crisis

Hasta hace tres o cuatro años, las empresas que funcionaban eras las que facturaban mucho ajustando sus costes, crecían de forma pausada, producían un producto original y novedoso, atendían muy buen a sus clientes, eran empresas serias, tenían buena relación con su banco, creían en sus proveedores y en los trabajadores que formaban su equipo, aunque siempre intentando abusar en los sueldos y en los horarios. 

Ahora no, ahora lo importante es ser bien considerado, cotizar al alza en Bolsa, ser simpático y tener muchos Community Manager que nadie sabe bien qué son. Hemos cambiado el “trabajo bien hecho” por el “trabajo muy aparente”. Y así de mal nos va. Igual es en esto en lo que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. 

Tal vez, en vez de estudiar con los codos, clavándolos en la mesa buscando estudios de mercado y la excelencia, hemos crecido a costa de caros cócteles antes de llevar a comer en el mejor restaurante de moda a los clientes mientras sonreímos y contamos chistes al tonto que compra la producción de la empresa por su presencia ante la mesa del marisco. 

Nos hemos olvidado de que los realmente tontos, los que han perdido de verdad el norte en esta crisis (sin contar a los banqueros jetas ni a los políticos lelos) han sido los empresarios que no se han dado cuenta de lo realmente importante. Y lo digo habiendo sido yo parte de esa equivocación de idiotas. Cuando hablamos (y debemos tomar nota para otro siglo) de que nos falta preparación, no nos estamos refiriendo a los aprendices ni a los oficiales de carga y descarga, nos referimos desde el mando intermedio hacia arriba. A los muchos empresarios que no tienen ni pajolera idea. Así que venga, colegas, tenemos que volver a la escuela para aprender a no dejarnos engañar por los mercados ni por los políticos imbéciles ¿vale? Menos quejarnos y más trabajar.