31.12.12

Septiembre y enero. Meses clave para una nueva formación o ideas

Año Nuevo, formación nueva. Pero con calma y decisión. Hay dos periodos en el año en el que muchas persona comienzas sus nuevas ideas o sus estudios. Son como los toques de atención para iniciar actividades nuevas o retomar ideas aparcadas. Hoy, uno de enero, comienza uno de ellos. Pero si cuando me lees no es uno de enero no te preocupes, lo puedes intentar igual. De hecho lo importante es estar en alerta todos los dáis del año, para ir confeccionando tu formación personal e ir sumando proyectos entre tus ideas de emprendimiento.

Tras septiembre viene enero con aires de empujar en nuestras decisiones para emprender nuevas ideas, iniciar estudios, proyectos, cambios en nuestra vida.
Son años y tiempos complicados y nos tienen que pillar activos, en contacto con muchas personas y muy bien preparados. Tal vez es el momento de buscar una actividad totalmente nueva, un estudio que complemente nuestra formación desde una óptica lateral, distinta, que sirva al menos para tener una idea que nos ayude a salir a explorar nuevas posibilidades.
No es fácil dar consejos en global, nadie como tú mismo para saber qué debes mejorar, sobre qué debes intentar crecer. La respuesta sencilla sería: los idiomas. Pero hay muchas posibilidades más.

Intenta especializarte en algo, pero además intenta complementar tus conocimientos con asuntos laterales a los que ya tienes para que te diferencien de tus competidores.
Yo creo más en septiembre que en enero, pero siempre es importante intentar el asalto a una nueva formación, a ir creciendo aunque sea en tiempos tasados por el calendario. Nunca sabemos qué ventana se nos puede abrir.

18.12.12

Las franquicias nos facilitan la apertura, pero el esfuerzo es el mismo

Hay que salir del desempleo tal vez creándolo para nosotros mismos, intentándolo con la ayuda de las indemnizaciones por despido. Pero nada es sencillo y hay que analizarlo con calma. ¿Estamos preparados para ello? ¿es arriesgado? ¿conocemos qué debemos hacer? Nadie dijo que el autoempleo fuera fácil, nadie dijo que no fuera arriesgado, que no se deban seguir unas básicos consejos de prevención, de control contra la quiebra.

Cuando no tenemos claro sobre qué sector invertir y crear un empleo para nosotros, terminamos pensando en la franquicias como solución más sencilla, pero para que un negocio funcione hay que tener unas base mínimas, que son iguales en un negocio independiente o si acudimos a una franquicia ya establecida como marca.

Debemos hacer una investigación de nuestras posibilidades personales, del tipo de inversión que podemos y debemos hacer, de su rentabilidad a corto y medio plazo, de la competencia contra la que tendremos que pelear en el mercado y de los precios con los que hay que defender la rentabilidad.
Si pensamos en una franquicia, antes de tomar una decisión hay que investigar cómo funciona, en nuestra ciudad y en otras. Hablar incluso con otros franquiciados, ver en los lugares la dedicación necesaria, el tipo de clientes, los lugares donde están asentadas dentro de cada ciudad, el tipo de esfuerzo que requieren, la relación de la empresa franquiciadora con sus socios franquiciados.

Debemos ser muy serios con los capitales que hay que invertir, conocerlos muy bien, no fiarnos de las primeras reuniones y exigir seriedad. Es fundamental no sentirse engañado desde el primer día. Debemos saber muy bien qué parte de la inversión es a costa del franquiciador y qué parte es a costa nuestra. Con el dinero que se entrega a la marca de la franquicia no se cubren todos los gastos, y hay que valorarlo muy bien.

Será complicado que te asesoren en otras empresas de la franquicia de tu ciudad, pero no tanto si acudes a otras ciudades en busca de esa ayuda e información.

Debes estar seguro que sabes vender, producir, fabricar, defenderte bien ante el reto de la nueva empresa. No es tan sencillo como te están planteando, analiza con calma la realidad y toma las decisiones con arreglo a tu análisis. Recuerda que en el caso de una franquicia la calidad debe ser la misma que el resto de empresas que ya llevan bastante tiempo funcionando. No caben medias tintas, hay que ser bueno y dedicar un esfuerzo alto en los primeros meses.

Y por último recuerda que una empresa, sea o no una franquicia, necesita un tiempo de dedicación superior al que consideras normal, al que tengas abierta una tienda o una fábrica. Hay que seguir formándose, vender, hacer publicidad, acudir a gestores y asesores, informarte, pensar y decidir. Pero al final compensa el camino emprendido. No te engañes, es duro, pero es muy interesante intentarlo.

6.12.12

En las empresas se necesitan personas que sepan trabajar a diferentes velocidades

En todas las empresas se necesitan personas que sepan trabajar a diferentes velocidades. Que su movilidad sea también de ritmo, de velocidad, de implicación, pero sin que se vea afectada su calidad.

No, no es complicado, simplemente hay que valer y hay que enseñar a la vez que mimar y no abusar. El respeto debe ser la pauta.
No es sencillo, no todas las personas valen, los que tienen varias velocidades lo saben y exigen más, pero son muy necesarios.
La producción en las empresas, en casi todos los sectores, no son una línea recta. En las cadenas de montaje es más habitual tener una velocidad fija, ya programada, pero en la mayoría de las empresas pequeñas y en las de servicios, la velocidad te la marca el cliente que puede llenarte de demandas o puede dejarte huecos vacíos. Es complejo ordenar la producción cuando esto sucede y para ello necesitas sobre todo a personas que sean capaces de tener diversas velocidades.
Las diversas velocidad se dividen según sectores o incluso según los momentos en: velocidades mentales y velocidad con los pies (o las manos o ambos). Ambas son muy interesantes de tener, pero son diferentes. Incluso a veces necesitas una u otra.
Mucho cuidado con entender esto bien y respetar su valor. Tener diversas velocidades no es apurar la velocidad larga en todas las ocasiones. Para que este servicio de los colaboradores en la empresas funcione bien, debe ser aprovechado SOLO cuando en realidad es necesario. Si el empresario o los mandos intermedios lo convierten en rutina, en lo habitual, se pierde la posibilidad, desaparece ese lujo.

Y los trabajadores nunca deben sentir que abusan de su diferente ritmo, en cambio deben percibir y recibir el reconocimiento, cuando por su movimiento en velocidad se alcanzan unos objetivos complejos, unos resultados de servicio que satisfacen en un momento complicado.

1.12.12

Marina del Corral habla de los jóvenes aventureros

Cuando la Secretaria General de Inmigración de España, una tal Marina del Corral, dicen sin salirse de este país que tiene un desempleo juvenil del 52% con todo su morro que “los jóvenes españoles emigran por espíritu aventurero” a uno le entra un escalofrío complejo de entender y una ganas de huir, pues efectivamente, mantenerse en España con este tipo de gestores si que es una ventura que a mi edad no me complace. 

Curiosamente esta chica joven es licenciada en Derecho e incluso antes de ser “esto” era miembro de la ONG CIPIE, actual Fundación Iberoamérica Europa, que está especializada en integración de la población latinoamericana. Jope, qué ganicas de dejar perlas tiene la chica.