Arriesgarse en un proyecto exige a veces no buscar los contras

Si tienes una gran idea y eres de los que suelen analizar ideas ajenas e intuir si van a funcionar o no, cuando analices la tuya mira solo los pros de la misma. 

Como te pongas a mirar los contras te paralizarás y no serás capaz de decidir. Ser analítico es muy bueno, pero serlo en exceso paraliza las posibilidades de poner en funcionamiento las ideas propias.  Arriesgarse a veces es tan simple como no querer seguir analizando una idea propia y dejarte llevar por el impulso primero.

El pensamiento grupal, las tormentas de ideas y la toma de decisiones

Todos sabemos lo que son las Tormentas de ideas, Lluvias de ideas o Brainstorming, las reuniones en grupo para sacar sobre la mesa todo tipo de opiniones e ideas sobre los temas que quien las dirige va modelando y planteando poco a poco. Pero una cosa es recoger o hacer brillas ideas principales o laterales, problemas y soluciones, y otra bien distinta tomar decisiones.

Si para una tormenta de ideas perfecta se necesita un grupo de entre 10 y 20 personas que atormente al que dirige la sesión (la regla 6-3-5 se basa en solo seis miembros en la reunión), para la toma de decisiones es más útil tener solo un reunión entre dos o tres personas a lo sumo. No saldrán decisiones importantes y menos si son arriesgadas si se intentan tomar desde un grupo más numeroso de personas.

En una tormenta de ideas lo que importa es la CANTIDAD.

En la toma de decisiones lo que importa es la CALIDAD

Aprendamos a vender. Solo así aprenderemos a comprar

En la vida estamos constantemente vendiendo cosas. Vendemos la propia vida, el tiempo vital, nuestros sentimientos, las ideas y proyectos, las relaciones, nuestras ideas o nuestro equipo de fútbol.

Cuando queremos convencer a alguien le estamos vendiendo nuestra forma de entender las cosas. ¿Crees que eso no es vender? Si piensas así es que crees que vender es algo negativo.

Y no nos preocupemos, quien nos escucha lo sabe, asume que le estamos vendiendo “algo”. No nos debe dar vergüenza en utilizar los mecanismos de venta más normales, los mejores, los más modernos, los lógicos para cada situación.

Vendemos política, ayudas, educación, productos, amores. ¿Es duro asumir todo esto? Pues lo será si no lo aceptamos como tal o si entendemos que vender es algo malo.

Vendemos pero cuidado, también nos venden. 

Estamos rodeados de gente que nos intenta vender sus ideas, sus actos, sus necesidades, sus proyectos, sus productos. Si ellos saben hacerlo mejor que nosotros, estamos perdidos en una batalla desigual por no querer aprender.

Aceptemos que vender es algo habitual y normal. Y a partir de este momento aprendamos. Y recuerda que solo los que saben vender saben además comprar con más defensas.

Solo tengo un nanosegundo para atraparte

Tienes un nanosegundo. Si quieres retener mi atención. Si yo quiero lograr la tuya solo un instante nos separa. Más de uno es imposible pues nadie regala su tiempo a los demás.

Si quieres lograr que alguien te preste atención debes cazarlo en ese instante mágico y primero, debes demostrarle algo que le sitúe en atención y te brinde más nanosegundos. 

Todos necesitamos el tiempos de los demás para lograr trasmitirles la idea, el proyecto, la solicitud. Si queremos venderles algo, nuestra vida o las capacidades, nuestra capacidad o buen humos, nuestro amor o benevolencia, necesitamos más de un nanosegundo. Por eso hay que hacer muy buen uso del primero que tenemos para que nos concedan más.

Doce preguntas sobre clientes, que debemos respondernos

¿Qué conoce de sus clientes? ¿qué proveedores le sirven productos similares a los suyos? ¿tiene una solvencia suficiente? ¿ha quedado satisfecho de la atención que usted le ha ofrecido en los últimos meses? ¿está innovando y por ello necesita una atención más diversa y especial? ¿qué oportunidades nuevas le puede ofrecer su cliente? ¿qué productos no le adquiere a usted y por qué motivo? ¿qué productos estarían sus clientes dispuestos a subcontratar a poco que lleguen a un acuerdo de servicio y precio? ¿qué dificultades se encuentra su cliente cuando acude a encargar trabajos a su empresa? ¿tiene con su cliente un trato diferenciado según facturación o urgencia o calidad? ¿está atravesando dificultades económicas? ¿ha detectado que en las últimas semanas le está encargando mucho más trabajo o ha dejado de encargarle muy por debajo de la media de los últimos 12 meses?

Los cuatro tipos de persona que podemos ser, según nuestra capacidad

Solos somos cuatro tipos de personas según nuestra capacidad. ¿A cual perteneces tú? No me insultes mucho, es lo que hay.

Están los listos y preparados, los que escuchan crecer la hierba y además son trabajadores a más no poder.

Están los listos y preparados, los que saben qué piensa el que le habla, pero son unos vagos redomados y trabajan lo justo.

Están los justicos y poco preparados pues la vida hoy nos prepara lo suficiente y además unos vagos redomados que no les gusta trabajar no vayan a herniarse.

Y están los justicos y poco preparados pero que lo compensan pues son unos trabajadores excelentes y con muchas ganas.

- Los primeros son perfectos, un dechado de virtudes, los que triunfan, los que emprenden, los que ganan. Pero resultan aburridos y algo prepotentes.

- Los segundos viven bien, no alcanzan sus objetivos pero eso les importa un pito. Simplemente han nacido para gozar. Unos jetas.

- Los terceros sirven para poco, sobreviven, caminan despacio por la vida y no deja reguero ni camino abierto. Son los grises apagados.

- Los cuartos son los esclavos, los que curran para vivir y para que otros del grupo primero vivan como dios, los que dan plusvalías y beneficios.

Si crees que tu no eres de ninguno, que eres una mezcla de varios, que estas listas son una imbecilidad, estás en lo cierto. Pero esta noche soñarás con la puñetera lista buscando donde colocarte. Lo siento.

Seis 6 cambios que debemos hacer si estamos desempleados, sin trabajo

Si estás desempleado o si por otro golpe de la vida terminas estándolo, intenta organizar la nueva vida, pues sin duda lo será.

Acepta la nueva situación lo mejor que sepas y si no es suficiente, pide ayuda. A partir de ahora se abre la puerta de una nueva vida que puede ser maravillosa. O no. Depende en gran medida de ti.

Haz todos los días ejercicio físico durante media hora. Te sentirás mejor psicológicamente, tardarás más en caer en bajones de ánimo, serán más creativo.

Ponto un horario fijo para todos los días. Estar desempleado no quiere decir que haya que dormir más, que no tengas horarios, que no trabajes muy duro en lo más importante en este momento. Buscar un nuevo empleo.

Hay que relacionarse más que antes, nunca menos. Hay que dejarse ver, estar en la calle, conocer y dejarse conocer.

Hay que pedir ayuda, explicar que estás sin empleo, mirar bien la agenda en busca de personas que nos puedan ayudar de algún modo. Ayudar no es solo darte un empleo o facilitarlo. Es presentarnos a otras personas, darnos consejos, enseñarnos técnicas de autoestima, explicarnos sus experiencias, informarnos.

Es posible que tengamos que cambiar. Aprender labores nuevas o incluso plantearnos lugares de residencia diferentes. Hay que abrirse a la posibilidad del cambio profundo.

Creatividad y sentido común. El elixir básico para intentarlo

Se están poniendo sobre la mesa de la normalidad dos frases simples que parecen el elixir de la eterna solución.

Creatividad
Sentido Común

Ambas son ciertas. En estos momentos o somos “diferentes2 al resto, a nuestra competencia, o lo tenemos mal pues ellos si que intentan ser creativos y diferentes. 

Y también es cierto que para la mayoría de los problemas debemos utilizar más el sentido común. Pero mucho cuidado, cada uno de nosotros tenemos un “sentido común” diferente y solo vale uno o pocos a lo sumo. Hay que aprender a tener sentido común como hay que aprender a casi todo. Y se aprende copiando y practicando, modificando y cayéndonos, levantándonos rápido y siguiendo con fuerzas en el trabajo.

Catorce reglas básicas para tener algo más de éxito


¿Quieres tener una empresa de éxito? Intenta practicar casi todas de estas pequeñas reglas. Te ayudarán a alcanzar lo que otros ya han conseguido.

No dejes nunca de aprender
Maneja el inglés tan bien como el castellano, sobre todo hablado
No te marques un horario, asúmelo y convive con ello
Aprende a viajar y a vivir en un país extranjero
Muévete entre dos ciudades, nunca trabajas solo en una
Búscate un/una compañero/a de empresa que sea más activa que tú
Recuerda siempre que el sentido común no se enseña en la Universidad
Los clientes son lo más complicado de conseguir; lo mucho más complicado de mantener
Trabaja en equipo, incluso cuando trabajes solo
Olvídate del dinero. Estás emprendiendo para ganar dinero, no hay que estar explicándolo
Aprende de tu competencia
Lo que hasta ahora sabes no sirve, no es suficiente, hay que buscar más aristas, más lugares de formación. 
 Se aprende donde tú quieras aprender
Todos los días son el primer día de tu negocio, de tu idea, de ti mismo

Analizamos una nueva empresa, aunque sea un comercio de barrio

En mi barrio han montado una carnicería charcutería nueva. Veamos algunos primeros puntos positivos y negativos de esta nueva empresa.

Tienen experiencia en el oficio
Han elegido un lugar bueno, una inversión media y una decoración moderna
Sirven un amplio surtido de productos que van desde la calidad media alta a la alta

Su cartelería exterior es pobre
√ Sus precios son superiores a las tiendas contra la que debe buscar un hueco
√ Hay tres personas atendiendo lo que ofrece una sensación de “vacío” de clientes
√ El barrio es de un segmento social que va de medio a medio bajo

El tiempo nos dirá el resultado y las posibles modificaciones que deben hacer sobre su negocio (empresa) recién abierto. Que los precios sean de entrada más altos que su competencia es un gran hándicap pues denota no haber investigado el mercado contra el que debe competir. Los clientes ya están atendidos por otras dos “empresas” en el mismo espacio geográfico y hay que restárselos a ellas. Si empezamos con precios superiores debemos ofrecer un producto mejor y una atención superior. Si no es así será imposible lograr un nicho de mercado. Seguiremos hablando de esta nueva empresa.

Trabajar en equipo es muy fácil. O muy difícil. Pero es inevitable

Las empresas deben trabajar en equipos, adaptados a su tamaño de corporación y producción, pero como pequeños grupos autónomos que toman decisiones y las realizan. Cada empresa debe ser dividida en los grupos pequeños que necesite pero con capacidad para ser ágiles y tomar decisiones. Y para dar cuenta de ellas y de sus resultados.

Las empresas que solo se basen en sistemas productivos donde una persona mande y todos los demás tengan que obedecer son obsoletas e irán cerrando poco a poco. El concepto válido es el de “Equipo”. Unos meten goles, otros los evitan, alguien organiza pero todos ganan o pierden en relación a otros equipos. Unos suben y otros bajan.

Los integrantes de cada equipo deben tener una referencia cercana y no un superior sobre “el todo” pues con el sistema viejo solo crecen las excusas ante los problemas. Siempre había un responsable claro y máximo que al final es el culpable de que algo o todo salga mal. No hay que depender de uno solo sino de diversos compañeros de equipo que deben procurar el funcionamiento correcto, gestionando pero también decidiendo.

El miedo a la responsabilidad no tiene cabida en una empresa moderna y válida. Quien solo sepa trabajar cuando tiene a un jefe que ordena y organiza no sirve para este tipo de empresas. Se acabó la figura del maestro, del profesor, del sargento, del padre familiar. Ahora cada uno es responsable dentro de su pequeño equipo y demostrar que sabe tomar decisiones válidas. Que sabe encajar y ayudar, que sabe obedecer “al todo”, al proyecto, a la meta, y que sabe darse cuenta de los errores y de los éxitos.


La importancia de la experiencia por las cosas que han ido mal


Gustavo García Brusilovsky (Buenos Aires, 1966) nos dice esto:

La formación previa me ha servido más bien poco. Me ha servido más el sentido común, el saber trabajar en equipo, el saber buscar la gente adecuada, o la experiencia de los últimos cuatro años. 

Sobre todo la experiencia por las cosas que me han ido mal. 

Las que me han ido bien me han ayudado menos. Esta experiencia es la que se debe compartir.

Emprender sí. Pero con asesoramiento y formación

Está de moda emprender, sería la recomendación más sencilla para intentar salir de la crisis de empleo y lograr un país algo más capaz. Pero emprender tiene unas reglas muy claras que a veces no empleamos.

Hay que informarse mucho y muy bien. Del tipo de idea, del trabajo, de clientes, del sector, del lugar, de la formación necesaria, de tu competencia.

Es mucho mejor emprender en equipo de dos o de tres personas.

Hay que valorar muy bien con qué persona nos juntamos para emprender, pues se necesita en el equipo mucha capacidad de trabajo y de sufrimiento.

Hay que analizar los costes e inversión y no depender en exceso de las deudas, pues los primeros meses serán muy duros.

Hay que asesorarse del doble de asuntos de los que ahora contemplas. Pero la ventaja es que han crecido mucho los lugares públicos a donde acudir a pedir ayuda en asesoramiento.

Debes creer en tu proyecto. Y debes saber demostrarlo a todos los demás. Si tu no crees al máximo es imposible que nadie te apoye pues ellos creerán menos que tú y no admiten nunca que titubees o dudes de tus capacidades. Se puede dudar de tu financiación, pero nunca de tus ideas, de tus proyectos, de tus capacidades, de tu trabajo.

No es obligatorio emprender, pero si lo haces recuerda que tras cada caída lo importante es levantarte y sacudirte el polvo.

Se hace queriendo hacerlo

Se hace queriendo hacerlo. Así de concluyente es Teresa Perales en el anuncio de Banco de Sabadell. Así de sencillo o de complicado. Pero depende de nosotros. Por eso puede ser complicado.
Dependemos de nosotros ¿no es maravilloso eso, saber que sobre todo dependemos de nosotros mismos?

Entrena tu vida, haz con ella lo que quieras hacer, exígete más

Entrena tu vida, haz con ella lo que quieras hacer, exígete más y gana a la desidia tu futuro. Solo depende de ti.
Lee las frases de este cartel, todas no te encajan pero alguna si. Elige la que quieras hacer tuya y ponla en funcionamiento. Nadie la pondrá por ti, tendrás que ser tú.
Mira la última "La perspectiva es todo". Busca otra "Sigue tu pasión". "Genera cambios, no excusas". "No necesitas suerte, necesitas moverte". "Equivócate mucho".
Nos dicen incluso que soñemos, que ese bueno soñar, que en nuestras ideas están nuestras posibilidades. Descúbrete y hazte caso. O al menos cree en ti.

¿Has pensado alguna vez en innovar tú? ¿lo vas a intentar?


¿Has pensado alguna vez en innovar? En innovar tú. En ser distinto, en buscar la diferencia, en plantearte otros retos, en cambiar. En buscar otros lances en la vida, otros destinos, otros oficios. En innovar incluso dentro de lo mismo, en ampliar tus conocimientos, en crecer, en modificar hábitos, en aprender de nuevo, en enseñar, en compartir, en intentar venderte, en ser igual pero desde distinta óptica o en ser distinto desde la misma posición.

No es lo mismo adaptarte a las circunstancias que innovar buscando cambios y nuevos destinos. Lo primero viene obligado, lo segundo es una decisión vital que te puede llevar al éxito. Siempre depende de ti.

El poder de la economía informal o Sistema Desregularizado

Me gustaría que vieran este vídeo, habla (subtitulado al castellano) de las diversas economías desregularizadas, el Sistema D de producción, venta y trabajo. Habla de África sobre todo. ¿Y qué tiene que ver esto con los problemas para encontrar empleo en España? ¿qué nos puede enseñar un conferenciante americano cuando habla del mercado ilegal, de las falsificaciones, de no pagar impuestos?

Varias cosas, sin duda, pero sobre todo que hay varias maneras de entender la producción, el trabajo, el emprendimiento de nuevas ideas. Hay que saber encontrar y para ello hay que aprender a mirar lo que nos rodea. Y lo que está lejos pero que podemos convertir en algo cercano si le damos la vuelta.

¿Estás dispuesto a ser un emprendedor? ¿Sabes lo duro que es?


Está de moda animar y animarnos para ser emprendedores. Creemos que es la única salida ante la falta de trabajo. Estamos seguros que o nos montamos una pequeña empresa, o creamos un trabajo para nosotros mismos o nadie nos lo va a ofrecer.

En parte es verdad pero solo en parte.

Emprender no es fácil, se necesita sobre todo formación suficiente, ganas de trabajar a raudales, imposible tener desánimo, algo de dinero o de capacidad de crédito, ayuda moral de familiares y amigos, capacidad de autoestima altísima y capacidad de saber asumir un fracaso. O dos. O tres.

Emprender es sobre todo una idea. Es capacidad para saber y tener agallas para poner esa idea en forma para poder crear riqueza. Luego ya veremos quien se lleva esa riqueza, es lo de menos en los primeros años. Lo importante es creer en la idea, saber darle forma, defenderla, saber vender, no desfallecer nunca, tener una ganas de trabajar diferentes a las de los demás.

¿Estás dispuesto a intentarlo? Sólo depende de ti. Sólo aunque no te lo creas ahora.

Internet nos permite ampliar nuestros conocimientos profesionales


En un país con un número de desempleados tan alto como la que sufre España, la única manera de optar a un nuevo puesto de trabajo es, básicamente, demostrando que se tiene más formación que el resto de los candidatos; bien con nuevas experiencias o bien mejorando y actualizando las aptitudes que ya tenemos o incluso, ganando nuevas que nos ayuden a ampliar el número de tareas que podemos cubrir en el trabajo.

Internet nos posibilitan ampliar nuestra formación con decenas, cientos de cursos pequeños o selectivos, de diversas calidades o de grandes profesionales, para aprender muy diversos temas que nos sirven para ofrecer un mejor CV.

Los hay gratis (los más básicos) o por un precio módico, los hay en castellano pero sobre todo en ingles, los hay desde empresas privadas pero también desde Universidades de todo el mundo. Hoy podemos seguir conferencias en directo, clases magistrales de las más conocidas Universidades de EEUU o documentos formativos editados por los más diversos profesionales de casi todas las ramas del saber.

Lo complicado no es formarse por internet, lo complejo es seleccionar aquellas posibilidades de calidad entre una maraña muy abundante.

Simplemente desde YouTube se pueden seguir decenas de tutoriales de muchas actividades profesionales y subscribirse a ellos de forma gratuita. Pero las posibilidades son muchas en lugares muy diversos. Floqq.com o Tareaplus.com son dos ejemplos en castellano de estos portales con ánimo de lucro (buscar más, pues algunos cierran y otros se abren constantemente), pero hay muchas posibilidades de ampliar los conocimientos profesionales y totalmente gratuitas diseminadas por decenas de lugares.