Objetivo lógico: Mejora continua siempre

La mejora contínua es un proceso para crecer y ser capaz de lograr mejores resultados tras analizar los logrados. Gran parte de los éxitos de todo proceso se basa precisamente en técnicas que ayudan a mejorar los resultados logrados, a través de su análisis (aunque vayan bien) y la superación de todo lo iniciado.

Siempre es posible optimizar lo conseguido y aumentar la calidad del servicio o de los objetivos. Lo podemos lograr reduciendo costes, mejorando servicios, llegando a más gente, optimizando calidades. Poniendo controles de calidad internos, averiguando la satisfacción del cliente, investigando a la competencia, etc.

Planear
Realizar
Chequear y analizar
Corregir y modificar

Una vez hayamos diseñado una acción y la tengamos puesta en realización, debemos seguir constantemente analizando sus resultados sin quedarnos contentos con ellos. Ver de adivinar qué hay que corregir para pasar a modificar aquello que pensemos hay que corregir y volver al inicio: Planear, realizar, verificar y corregir.

Los mentores son los que mientan. Los coaches son más finos y están de moda

Hoy me he reencontrado con la palabra "mentor" en un artículo. Mentores. Recordadores. Los que escuchan y hablan, los que "mientan" aquello que ya saben para entregarlo gratuitamente a otros, por si les sirve a ellos. No son coaches o entrenadores, palabra de moda. Son o somos meros ayudadores que empleamos nuestra experiencia para hablar de algo que necesita quien nos escucha. 

Los mentores soltamos el rollo y dejamos que quien nos escuche coja lo que necesite y sea él quien tome las decisiones. Ayudar es sobre todo apoyar y dejar que tras aprender sea él quien se la juegue. 

Los mentores como no estamos de moda somos voluntarios, gratuitos. Por eso también, no tenemos importancia, somos flojos, no vamos detrás de objetivos personales aunque bebamos también de la experiencia que vamos recogiendo en nuestra labor de mentores. Nada como estar de moda para poder vivir de la moda. Pero aprende de quien te enseñe, no de quien vaya de moda pero vacío, no de quien cobre mucho como garantía de que te ofrece mucho. Los gratuitos, aunque tontos, también servimos.

Qué responder del uso de las redes sociales ante una entrevista de trabajo

En una entrevista de trabajo suele salir el tema de las redes sociales con la intención por parte del entrevistador para saber quien eres, como te manejas ante ellas, más todavía si el puesto de trabajo tiene algo que ver con las nuevas tecnologías.

Si no tiene nada que ver la respuesta con el puesto de trabajo que se ofrece la respuesta debe ser clara y tajante. Son asuntos personales y no crees interesante para el trabajo dar a conocer lo que es un entretenimiento, una forma de comunicación con amigos, etc. Pero puede ser que en el puesto de trabajo entren directa o indirectamente las nuevas tecnologías.

¿Qué hacer entonces?
Pues si no tienes dos identidades en las Redes Sociales el asunto hay que manejarlo con sumo cuidado. Por eso antes debemos tener mucho cuidado con lo que publicamos en las redes sociales, sobre todo si queremos rentabilizar su uso. Sean Blog o sean redes sociales más conocidas y neutras. No tener presencia en las redes está tan mal visto como tener un uso ambiguo con arreglo a tu oficio. Si no puedes negarte, lava y da lustre antes de tener que publicitar una marca que no te beneficia; la tuya.

Ojo con los vídeos y fotografías que cuelgas. No hables nunca mal de las empresas  en las que trabajes ni de las que has trabajado antes. No hables de clientes ni de políticas de empresa. Demuestra conocimiento de tu oficio. Ten educación en las respuestas, no insultes ni te cabrees. Elije a los que seguir con arreglo a tu profesión, para demostrar que estás siempre formándote e interesado en tu oficio.

Mi consejo es que tengas dos identidades y que ofrezcas siempre una de ellas. Es mejor que decir que no tienes ninguna.

El trabajo bien hecho representa el éxito de todos

La fuerza del trabajo bien hecho sigue conquistando los resultados. Y tal vez sea eso lo único que lo salva de perderse en el olvido. Hoy ya no se cree con igual fuerza en la empresa pues se asume que será un tiempo el que estemos con ella. Creemos más en los proyectos y así sabemos mejor su duración. Tasamos nuestro compromiso por objetivos y no por vida. Es otra forma de entender la implicación. Pero mientras dura debe ser máxima pues solo de nuestro esfuerzo por hacerlo bien saldrá el éxito para todos. 

Aprende a vender tu buena idea o parecerá mediocre

Si tienes una gran idea y necesitan más de tres minutos en explicarla, o no es una buena idea o no sabes venderla. 

Y no sé que es más fácil para fracasar: si no ser capaz de tener ideas geniales o no ser capaz de vender los productos que tú ideas.

Todas las empresas necesitan tener grandes vendedores tras los grandes servicios o productos. Si no sabes vender aprende.

Trabajar es mucho más que obtener un sueldo para sobrevivir

Trabajar es amar lo que haces. Implicarte, comprometerte, pensar en ello todo lo que puedas, sacarle el máximo beneficio para tu familia.

Si no idolatras lo que haces, si no adoras al trabajo, simplemente estás trabajando para sobrevivir.

Es posible que no hayas podido hacer otra cosa, pero también es posible que no hayas querido, que no te hayas atrevido a amar con furia lo que haces, hasta que se apodere de ti el trabajo, te abrace y te sientas muy a gusto. 

Trabajar con ardor es trabajar siempre, es trabajar por algo mucho más grande que el dinero que te pagan o que obtienes de beneficio. Es creer en tu talento, confiar en tu labor y saber que sirve para mucho más que para obtener un sueldo de supervivencia.

Que un trabajo sea solo un trabajo o sea mucho más que una manera de sobrevivir, depende solo de ti. Tú decides. Pero recuerda, no tiene nada que ver amar tu trabajo, con sentirte atado a una empresa. Aquí hemos hablado de amar el trabajo que realices. Si en tu empresa no te lo valoran, busca otra, cambia, exije, valórate.

Solo podemos ascender socialmente con más formación

Toda la formación siempre es elitista, aunque creamos que no. Súbete a la educación que te ofrezcan en tu sociedad y ascenderás con ella. Los que no quieran valorarla se empobrecen ellos solos. No todos pueden ascender con la formación porque no todos pueden acceder a ella. Y no sólo por motivos económicos, sino por motivos sociales o de personalidad.

La formación es siempre elitista. Por eso es fundamental que pueda alcanzar al mayor número de capas sociales, sea la que sea tu idea social al respecto, pues desde todas ellas se puede trabajar mucho por las ideas. En España también se quedan fuera grupos que aunque disimulados no pueden acceder a la misma formación aunque si lo hagan a los mismos colegios. Pero olvidémonos ahora de España.

En el comedor hotelino del desayuno buffet nos hemos juntado con 20 niños de unos 12 años, estudiantes de un país pobre y lejano. Iban con 4 profesores jóvenes y una institutriz cincuentona que era quien los dirigía en el salón. Son la élite de ese país, que mueven para que se junten en un mundo al que aspian a copiar como "la excelencia" al menos formativa.

El caso es que dentro de 30 años, en este país lejano volverán a mandar los mismos grupos sociales pues son los que ya de niños se forman bien y en calidad. Conocen, amplían, viajan, intercambian, comparan. El resto de niños, la inmensa mayoría, nunca podrán saber lo mismo y por ello nunca se podrán defender igual. Nunca sabrán comparar. No tienen esa oportunidad.

La formación es sobre todo libertad, es acceso a la felicidad y a la riqueza, es la entrada al cambio. Por esto los que ya están asentados no quieren que haya formación por igual para todos, pues ellos no necesitan el cambio. Por eso mismo, los que logran la formación deben saber repartir las oportunidades mejor, lograr que el acceso a la formación sirva para ascender no como personas idividuales, sino como sociedad, como país.

Con miedo no se puede conseguir trabajo. Al menos,que nunca se note

Mira amigo. No tengas miedo. Si tienes que presentar un CV debes saber que tendrá que competir contra mil y solo la media docena mejores serán atendidos y analizados con ganas para ser llamados. Si no eres el mejor, como mínimo debe ser el más genial, el más impactante, el "diferente" que tiene arrestos para presentar "esto".

Nos educan con el miedo “al qué dirán”. Está bien, lo admitimos. Pero cuando hay que competir con mil o cien mil, “el que dirán” te volverán gris y no podrás sobresalir. Y solo los que estén por encima tienen una segunda oportunidad, ¡pueden ser recibidos!

No es lo mismo hacer un CV para un diseñador gráfico que para un camionero de reparto, pero en ambos casos se puede (se debe) ser original y demostrar que además de serio eres un genio en lo tuyo. Provoca, impacta, logra que se queden con tu CV, con tu cara, con tus expresiones. Que noten que no has tenido miedo a la hora de presentarte y ser original. Con miedo no se puede conseguir trabajo.

Busca en Google “currículum vitae original” y verás decenas de imágenes. Revísalas y adáptalas a tus necesidades y puesto de trabajo, elije y copia la idea que más te llene. Atrévete con la tuya propia si la tienes. Pero demuestra que quieres estar entre los mejores.

En el peor de los casos no te llamarán, irá a la basura. Como si fuera una de tantas, un CV de esos grises, en blanco y negro, con texto corrido y en orden. Y recuerda que ahora, además de texto como si estuviéramos en el siglo XX se pueden mandar CV con un simple código QR o un vídeo o una dirección web.

Cinco noes para cinco síes


No digas nunca que tienes mucho talento. Demuéstralo. 

No hables de tus posibilidades, diles qué has estudiado o qué has realizado hasta ahora. 

No señales nunca qué quieres conseguir, enseña qué has conseguido hasta este momento. 

No presumas de ser genial, simplemente deja que lo adivinen. 

No les hables de haber descubierto el mundo mundial, habla de que viste una pequeña luz y la quieres explorar.

No es igual de positivo trabajar en equipo que decidir en equipo

Sobre el trabajo en equipo voy a decirte algo que está en contraposición con la mayoría de lo que se dice. Pero mi experiencia me lleva a eso.

Si tienes una gran idea, si deseas innovar, si quieres reformar algo de forma profunda, si necesitas liderar cambios, NO TRABAJES EN EQUIPO para tomar las decisiones.

El trabajo en equipo es perfecto para avanzar, para asesoramiento, para revisiones y conquistar metas, para construir, para edificar ideas, para ser más efctivo en el trabajo cotidiano, de todos los días.

Pero para tomar las decisiones, para decidirlas es mucho mejor y más efectivo trabajar individualmente. Debes ser tú quien tome la decisión importante. Debe haber un responsable de la decisión y sus consecuencias. Si la decisión innovadora la tomas en equipo no será tan potente, no será tan innovadora, no será tan diferente a la que toman todos los de tu competencia. Y si es una decisión normal, no lograrás los mismos objetivos.

Para cerrar una empresa, un proyecto, hay que tener muchas fuerzas


Nunca hay que caer. Siempre hay que levantarse. Como muy bien dice esta pintada en una pared: “No tengo fuerzas ni para rendirme”.
Por que efectivamente, también cerrar, rendirse, apagar la luz, requiere una gran energía, un sacrificio enorme. No es tan fácil morirse. No es tan sencillo abandonar y escapar de los problemas.
Por eso mismo, antes de rendirse hay que intentar todo tipo de soluciones. Antes de cerrar hay que volver a respirar profundamente, solicitar apoyos, aconsejarse de grandes perdedores y volverlo a intentar.
Los que mejor saben como levantarse tras una caída son los que ya han fracasado antes. Es una inmensa escuela vital, muy válida.