¿Se puede ser creativo…, copiando? ¿Sirve el copiar para innovar?

Cuando buscas ideas nuevas estás creando nuevos caminos utilizando técnicas creativas. Lo de menos es si todo el conjunto de tu acción esté planificada o no, incluso tampoco importa de momento si el resultado es positivo o no. Lo que no hay duda es de que estás empleando unas técnicas que podemos medir, estructurar, copiar, leer y aprender.

Una técnica creativa muy simple es precisamente copiar. Pero cuidado, copiar no es copiar como nos imaginamos en el pensamiento rápido. Para copiar con creatividad hay que aprender a ver, a mirar, a no emplear tanto el sentido común como la imaginación, el saber adaptar cada elemento que vemos para el objetivo que buscamos. Y entonces el copiar se convierte en la suma de conocimientos, en la adaptación para tus pretensiones.

Unas formas, un servicio, unos colores, un tamaño, una visita a una tienda ajena a tu objetivo, unas palabras leídas, una conversación. Todo puede servir para copiar transformando. La innovación hoy es simplemente saber transformar lo que ya existe añadiendo valor nuevo.

A todo se le puede dar un segundo tratamiento y sentido, un nuevo espacio o uso, una nueva utilidad cambiando algunos elementos, analizando para qué sirve y para qué queremos que sirva. Si sabemos mirar de nueva manera, si sabemos intuir que aquellos que ya vemos si puede transformar en otra cosa modificando “algo”, estaremos copiando a la vez que innovando y creando.

Si recoges una idea vista desde una perspectiva personal y la sometemos a un reestudio, y más si es dentro de un equipo de colaboradores que ayudan en una mesa revuelta de ideas sin sentido, es seguro que si sabemos recoger y apuntar, pueden salir nuevas ideas creativas que sirvan para que aquello que parece copiarse, y que se convierta en algo totalmente nuevo y diferente a todo.

¿Qué es la creatividad? ¿Para qué sirve? 16 ejemplos

Para leer los textos tendrás que hacer "clic" sobre la imagen
Y para ti…, ¿qué es la creatividad? ¿Sirve para mucho más de para lo que nos hacen creer aquellos que han demostrado no ser capaces de ser creativos, de buscar nuevos caminos para ser mejores?

¿Qué va a suceder con los buenos trabajadores al salir de la crisis?

Las crisis mueven todo, incluidas la relaciones laborales como muy bien hemos podido observar. Pero esos movimientos son bidireccionales, afectan a todos los órganos y relaciones, inciden en todos los órganos del mundo empresarial y laboral. Y en la medida en que vayamos saliendo de la crisis iremos viendo auténticas desbandadas de personal cabreado, mal pagado, poco considerado, sin futuro, con el que se ha jugado y amedrentado, etc.

Los responsables de RRHH o como quieran llamarlo ahora tendrán un trabajo extra para intentar retener la excelencia, porque como es lógico, no se irán los aprendices ni los peones. Y si durante la crisis no se han practicado acciones encaminada a sujetar a las personas interesantes para cada organización, los fallos en las cimentaciones habrá que ir proveyéndolos antes de que sean inevitables y graves. Así que lo primero es un gran acto de contricción, de análisis de actuaciones en periodos de debilidad y ver si se van a volver contra la organización, que es muy posible que sea que si.

El segundo acto imprescindible es hablar. Pero lo digo mal sabiendo. Debe ser escuchar más que hablar lo que nos marque el camino a emprender. Hay que saber qué opinan los colaboradores de estos años muy malos, que son capaces de aportar como soluciones, y su capacidad para adaptarse a los sin duda nuevos cambios (otros) que se tendrán que realiza una vez que salgamos de la crisis.

No hablemos nunca de subir salarios, de poder cobrar más cuando la normalidad vuelva. Eso ya está pasado de moda. Habla de beneficios sociales, de formación, de jubilaciones, de seguros, de horarios flexibles, de conciliaciones familiares, de nuevos futuros.

Las personas buscan ser promocionadas y ser reconocidas. Buscan la seguridad pero también el que su trabajo sirva para algo más que para hacer funcionar una maquinaria pesada. Hay que convencer a las personas que son importantes en la organización, pero mucho cuidado, ya que mentir tras una crisis grave se nota, pues las personas se han vuelto muy poco creíbles.

¿Por qué la educación en Finlandia es la mejor de Europa?

Los conceptos que rigen la educación en Finlandia son simples, muy sencillos de comprender y con unos resultados que sorprenden en las valoraciones estadísticas y de pruebas a las que se someten a los alumnos en todo el mundo, sea tipo Informe Pisa o similares. Incluso es un sistema fácil de copiar. ¿Cual es el motivo que nos lleva a no ser capaces de copiar los métodos tan simples para obtener unos resultados parecidos?

 La educación de los niños se asienta en tres pilares que encajan entre ellos, se respetan y se valoran mucho. La familia, la escuela y los recursos públicos de educación ajenos a la escuela. Cada alumno es diferente, cada alumno es muy importante.
 Los padres asumen como norma lógica que la educación de sus hijos es un asunto suyo, que son más responsables que la escuela en educar bien a sus hijos, que son el futuro de su familia. La conciliación laboral y familiar permite que los padres puedan estar más horas con sus hijos que en otros países.
 La escuela contiene el futuro del país, los niños, y para ello ponen a los mejores profesionales e intelectuales al servicio de ese futuro, pues saben que solo los mejores lograrán los mejores resultados. Ser profesor en Finlandia es tener prestigio muy respetado.
 Los mejores profesionales de la educación los destinan a Primaria, donde se les exige una nota de corte de 9 sobre 10 en sus bachilleratos. Además deben formarse profundamente en psicología y acción social, en matemáticas, lectura, empatía con niños y jóvenes más unas capacidades artísticas notables. Su autoridad en la escuela y en la sociedad es muy alta. Es normal ver en las clases además del profesor a personas “auxiliares de educación” que ayudan a controlar la clase y a trabajar con los niños con arreglo a las pautas que da el profesor.
 Los profesores dan menos horas de clase que en otros países pero pasan bastantes horas en el colegio investigando, concertando con otros profesores materias o datos de los alumnos o preparando nuevas clases.
 Las bibliotecas públicas y las bibliotecas familiares son de calidad, muy utilizadas, constantemente ampliadas y renovadas y muy visitadas también por los padres. El ambiente en las escuelas es acogedor, cómodo, cálido, cuidado, no superando los 400 alumnos por colegio.
 Entre el 10% y el 12% de los presupuestos estatales de Finlandia o municipales de cada ciudad finlandesa, están dedicados a la educación.
 En los seis primeros años de educación primaria (desde los 7 a los 12 años), el alumno lleva siempre el mismo profesor que conoce al grupo y a las individualidades y atiende a cada alumno según lo necesita. Antes existen los jardines de infancia con un último curso de preescolar, donde simplemente se despiertan las habilidades de los niños y su curiosidad por el mundo que les rodea. En esos jardines de infancia o preescolares, por las mañanas se dedican a una sola actividad educativa y por las tardes, todas, a jugar.
 Hasta el curso 5º de Primaria (11 años) no existen las notas con números, aunque cada profesor sí sabe cómo está funcionando cada alumno. Pero no se trasmiten para que no haya competitividad entre familias y/o alumnos. La educación es muy personalizada atendiendo a la diversidad de los alumnos.
El número de alumnos por clase (ratio) es de entre 20 y 25 alumnos en Primaria. En la Secundaria se puede ver grupos de alumnos que no llegan a los 10 por materia.
 Tan importante es estudiar como el juego y el descanso. Hasta los 7 años no se empieza la Primaria, se suelen impartir unas 4 clases por día, con descansos entre ellas de 15 minutos. Hay pocos deberes para casa pues los trabajos se hacen en clase.
 No se premia la memorización sino la creatividad, la imaginación, la capacidad de trabajar en equipo y compartir con otros alumnos, la experimentación y la capacidad de entender. Las clases suelen ser activas y no pasivas, con participación de todos y no con la toma de notas o apuntes. Se habla mucho, se intercambian opiniones, se crean debates, etc.
 El profesorado de refuerzo o de atención personalizada nunca trabaja con más de 5 alumnos máximo en sus clases. Las notas que se dan van desde el 4 al 10. Nunca se dan notas por debajo del 4. No tiene sentido valorar y medir el fallo, el error, el fracaso. En cambio sí hay que valorar los distintos grados de implicación o de éxito.
 Toda la educación en Finlandia es gratuita, incluida la Universidad, tanto las matrículas como las clases, comedor, libros o material escolar. Toda sale de los impuestos y es asumido de muy buen grado por los ciudadanos de Finlandia, pues saben que los impuestos sirven para mejorar su país. Curiosamente y en contra de lo que se puede pensar, el coste de la educación en Finlandia no es tan alto como en otros países, pues está todo muy optimizado y existen pocas personas en el sistema que no estén realmente enseñando en clase.
 Los conceptos clave que los alumnos deben conocer perfectamente son: Tener una identidad cultural internacional y abierta; ser personas libres y capaces; ser ciudadanos participativos y conocer el mundo de la empresa en todos sus escalones; ser responsables con su entorno; conocer los medios de comunicación y entenderlos; conocer bien la seguridad vial, saber trabajar en equipo, saber respetar a todas las personas y conocer con suficiencia las tecnologías del momento.

El trabajo laboral productivo no es la suma de horas de estar

Leía ayer que mientras los griegos trabajan casi 700 horas al año más que los españoles o los alemanes, su productividad por persona año es bajísima comparada con los que trabajan un 35% menos de horas. Las estadísticas las empleamos a veces para crear sensaciones, ideas, opiniones. Así que mucho cuidado con los datos.

En Grecia hay oficios que se jubilan a los 55 años y en España hacerlo a los 67 nos parece (a mi no) incluso poco. Pero no tenemos en cuenta (casi) los años trabajados. Yo empecé a trabajar a los 14 años y cotizando desde entonces. Mi hermano a los 12 aunque estuvo dos sin cotizar. ¿Se debe medir la edad de jubilación de la misma manera para quien empieza a trabajar a los 26 ó 30 años por no poderlo hacer antes, que a los que empezamos siendo niños? No es cuestión solo de coste, de años cotizados, que también. Es sobre todo cuestión de agotamiento vital, laboral. Quien ahora es obligado a jubilar a los 67 años es una persona que en muchos casos empezó de niño y además al no tener una formación alta no solo ha tenido que soportar trabajos duros sino además en muchos casos sin cambios en las empresas. ¿Se sabe medir lo que supone trabajar 50 años seguidos en el mismo puesto de trabajo?

La productividad de cada puesto de trabajo es la suma de muchas variables. Pero los menos responsables suelen ser —en la mayoría de los casos estadísticos— las personas que laboran. No se está motivado. No hay formación suficiente. Pero sobre todo no hay herramientas a la altura de las necesidades ni directivos que sepan organizar los sistemas de trabajo. Nada hace más daño a un proceso productivo que unos gerentes incapaces de adaptarse a cada momento, a saber formar equipos, a saber motivar.

Se pueden trabajar 2.000 horas al año y producir mucho menos que los que trabajan 1.500 horas, sin duda. Y además lograr por ello una mala motivación e implicación y una nefasta gestión de los tiempos de respuesta de cada momento. Yo nunca he querido personas de velocidad fija, fueran del tipo que fuera. Yo siempre he seleccionado (intentado) para mis equipos, personas de muy variada velocidad según el momento. Lo de menos era contar las horas anuales o los días festivos, sino la producción en cada momento. Algo por cierto que en empresas con diversos niveles de gestión y administración, sé que es complejo de lograr y admitir. Acercarnos al momento laboral actual es alejarnos de sistemas poco productivos. No es posible ya competir en trabajos manuales, de alta necesidad de mano de obra. Hoy el trabajo tiene que venir a España desde otras ópticas. O somos capaces de entender esto, o estamos condenados a seguir equivocados.

En los países occidentales con una sociedad del bienestar que hay que mantener, no es posible seguir aferrados a la economía laboral de las muchas horas de trabajo, de la cadena de montaje, de las grandes corporaciones, de aquella producción que muchos pueden hacer por la mitad de precio final. Rebajados los costes de las materias primas, de los impuestos internacionales al comercio, del transporte de las mercancías, quedaba el coste de la mano de obra. Era inevitable y hay que asumirlo para defenderse.

Las 8 necesidades básicas para ser lider moderno

El liderazgo siempre ha sido muy necesario en todas las sociedades, aunque ahora parezca de moda el conjunto, lo popular y el todos, para empujar y lograr objetivos.

Sin duda hoy el reparto de la gestión es imprescindible, el que todos participen en las ideas, en las decisiones, en las posibilidades de ascender hacia ese liderazgo es un activo que hay que promocionar. Pero al final lo necesario es siempre que los más preparados o los mejores sean los que gestionen por el bien común.

¿Qué se necesita hay para ser un líder válido?

Sin duda debe ser una persona o un equipo de personas que sean realistas con la situación, con los recursos que cuentan para lograr sus objetivos.
Hay que ser íntegro, responsable, legal, limpio, capaz de ayudar a todo el resto de la sociedad o la empresa a crecer.
Debe ser una persona o un equipo que sepa ver las oportunidades que su entorno entrega para el bien común, el bien del objetivo. Hay que ser capaz de saber aprovecharse de las posibilidades que cada grupo tiene para ampliar sus objetivos.
Es imprescindible que sepa mirar y trasmitir en el largo plazo. No sirve administrar solo el corto plazo, pues eso no es un líder sino un simple gestor.
Un líder sabe que puede fracasar, intuye que su tiempo en el puesto es finito, pero eso no le impide ser arriesgado y no tener miedo a las decisiones que en cada momento hay que tomar.
Un líder sabe formar equipos con una jerarquía muy básica, donde la colaboración sea real y para ello simple, muy horizontal.
Un líder actual sabe que debe estar, que hay que rodearse de las gente, de los problemas, de las situaciones difíciles. Hoy es imposible ser líder desde el despacho.
Un líder hoy evita la burocracia, busca la agilidad en las decisiones, se adapta a toda forma de situaciones, sabe que gran parte de los problemas son desconocidos hasta que se le presentan.

Venga va!, no es necesario más

Es un simple grito de guerra, una eficaz frase de dos palabras que sirven para casi todo en la vida. Es la mínima expresión de la acción necesaria, del ponerse a trabajar por algo, del sentir que eres importante. Nos debemos mirar hacia dentro, en un espejo o en un charco de la vida y decírnoslo con energía.

Venga va!