Por qué el talento abandona las empresas?

Estamos entrando lentamente en la solución de la actual y brutal crisis económica y laboral. Nos tenemos que haber preparado ya desde el mundo de la empresa, para que a partir de ahora no se pierda el talento de las personas más válidas de cada empresa, por no haber sabido hacer bien lo imprescindible en todo equipo que busca la excelencia.

 El principal problema de las empresas para ser abandonadas es la calidad del “Jefe”, con personas agresivas, tiranas, violentos verbales, incapaces de saber trabajar con personas, algo que parece sencillo pero que en periodos de crisis es realmente mucho más complicado de lo que nos puede parecer.

 El segundo problema que lleva a las personas hacia la búsqueda de recambios laborales es la falta de capacidad en la empresa para ascender, para aprender, para sentirse válidos, para decidir desde tu responsabilidad, para tomar decisiones propias, para plantear problemas y ser escuchado. Toda persona necesita ver reconocido su trabajo, su esfuerzo, su implicación, pero también la justicia social que supone ser respetado y reconocido cuando se piden permisos o pequeños reconocimientos básicos y lógicos.

 El tercer problema es la seguridad que ofrece la propia empresa. Nadie quiere pertenecer a un equipo perdedor, nadie quiere tener miedo o sentirse débil ante la competencia o antes los mercados de todo tipo. Hay que recordar que si en una empresa surgen cambios y hay personas que abandonan el proyecto, lo normal es que otras personas sigan el mismo camino.

¿Salen bien preparados los universitarios españoles?

El rector de la Universidad de Zaragoza, Manuel López (Melilla, 1946), preside la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) desde hace dos años. Responde en El País a una corta pero interesante entrevista
--------------

P. ¿Salen bien preparados los universitarios españoles?
R. Conozco múltiples ejemplos de los que se van al extranjero y sé que son muy bien recibidos por su formación. Quizá les faltan habilidades, aunque eso está cambiando. Los estudiantes españoles que van al extranjero a buscar trabajo o a realizar estancias de investigación casi con toda seguridad han sido Erasmus. Este programa europeo ayuda mucho a las habilidades sociales y cooperativas, a trabajar en grupo y a saber relacionarse en un entorno diferente. Nunca he oído que los españoles estén mal preparados. Pero hay un comentario que sí preocupa a la Universidad y es que tienen muy buena formación teórica, pero les falta práctica. La reforma para adaptarse al Espacio Europeo de Educación Superior pone el acento en cambiar eso.
En habilidades como el trabajo de grupo, liderazgo, expresión… somos algo deficitarios, pero estamos cambiando con rapidez. No se trata de que un ingeniero industrial, por ejemplo, esté preparado para el trabajo en una determinada empresa. No lo va a estar porque hay una alta especialización. Debe ser capaz de adaptarse y eso sí ocurre. La Universidad prepara para un abanico amplio de posibilidades. No le coloca en un puesto de trabajo sino en la casilla de salida. Es imposible responder a la especialización que se demanda, seguimos necesitando formación generalizada.

P.¿La Universidad prepara para la vida o para buscar trabajo?
R. Posiblemente, un estudiante que esté pensando en acceder a la Universidad pondrá más énfasis en buscar trabajo, pero sirve para ambas. La educación es lo que queda cuando se olvidan los detalles que te han explicado. Es mucho más que saber algo. Es aprender una manera de pensar y a tener un espíritu crítico.
Si quiere tener posibilidades de trabajo tiene que estudiar. Deberá decidir si FP o Universidad. Formación Profesional significa tener muy clara una actividad laboral concreta desde que inicias los estudios y prepararse para ella. Eso está muy bien, pero si alguien elige FP pensando: “Voy porque no me gusta estudiar mucho”, se equivoca.

Cómo y qué aprender en el siglo XXI para encontrar trabajo de calidad

Estamos en el siglo XXI y la forma de adquirir conocimientos y el tipo de formación que necesitan de nosotros es diferente a lo que hasta ahora habíamos conocido. No muy diferente, pero sí con algunos conceptos que está bien tengamos en cuenta.

 Además de la formación reglada de la escuela o la universidad debemos tener añadidos formativos en disciplinas laterales que completen y sobre todo otorguen personalidad al conjunto de nuestra formación. Hay que diferenciarse de nuestra competencia y para ello debemos complementar nuestra formación propia con unos conocimientos específicos de las materias que deseemos potenciar. Sin olvidarnos nunca de que dominar las nuevas tecnologías ya no son un complemento sino una necesidad imprescindible.

 Además debemos ser unas personas activas en la vida y demostrar que lo hemos sido en nuestros trabajos anteriores, emocionalmente debemos saber dominar nuestros impulsos y tener una vida cultural y formativa amplia y constante. Nuestras habilidades sociales se deben ver y se tienen que dejar notar en nuestras explicaciones.

 Es importante saber comunicar y hablar en público e incluso defender ante otros nuestras posturas, tener capacidad de innovación, de trabajo en equipo, de resolver problemas, de ser críticos razonando las diferencias, de actuar ante casi todo tipo de situaciones, sean en solitario o en grupo, para demostrar que se sabe poner en funcionamiento todo el conocimiento adquirido.
 
 Debes disponer de buenas herramientas de formación personal. Un ordenador y una conexión a internet es básico, pero esto no sirve de nada si no están acompañados de los programas necesarios. Una buena base de datos con todo lo concerniente a tu carrera laboral y formativa es insustituible, llena de mucha información de todo tipo. Pero también una excelente biblioteca debe formar parte de tus herramientas básicas. Sin tener a mano los conocimientos que otros antes ya han publicado es complicado poder ampliar los conocimientos.
 

Debemos aprender con los ojos y no con los oídos

Si quieres aprender mucho, no escuches al que simplemente habla, observe qué hace, cómo se comporta, apunta todo lo que observas.

Debemos aprender con los ojos y no con los oídos

Debemos aprender más de lo que se hace, y menos de lo que se piensa hacer, de lo que se explica, de lo que se dice.  

Sólo saben bien de lo que hablan, aquellos que antes lo han vivido, experimentado e incluso sufrido. Incluso los suntos más teóricos hay que tocarlos de cerca, hayn que sufrirlos y vivirlos, hay que palparlos para encontrar todas sus aristas. 

Nuevas tendencias en gestión de Recursos Humanos

Los RR.HH. están cambiando en busca de un trato más humano que sea además más profesional, es decir, más organizativo en busca de una cultura de trabajo en equipo con un compromiso mayor entre sus integrantes. Sobre todo repartiendo mejor y más las responsabilidades y construyendo redes de pequeños equipos dentro de la estructura de la empresa.

Como es lógico, ni es fácil ni se está produciendo por igual en todas las empresas españolas, ni se opina lo mismo en todos los procesos para crear equipos profesionales, ni por desgracias es posible hacerlo así siempre, pues se necesita una formación alta, sobre todo por parte de quien dirige los equipos.

Hay que definir la estructura del o de los equipos, adaptarlos a las necesidades de cada empresa, dibujar muy bien las funciones de cada integrante del equipo con solapamientos entre ellos para tener posibilidades de recambio, lograr una gestión del talento particular con arreglo a las necesidades de cada empresa, motivar a los integrantes para que se integren en serio y con toda su voluntad en los mecanismos de trabajo en equipo.

Nada cambiará si tú no te mueves

Nada cambiará sin ti

Muévete y verás todo desde otra posición

Es más importante tu movimiento que todos los demás

Nunca tengas miedo de cambiar, moverte te hará más fuerte

Piensa en tí, en tus necesidades, en tus debilidades

Date una oportunidad nueva, cambiando

Nada cambiará si tú no te mueves



Consejos para emprendedores de ideas y proyectos

¿Quieres ser un emprendedor social, empresarial, cultural o de cualquier otro tipo? Pues recuerda que no sólo sirve con quererlo sino sobre todo con analizar si de verdad sirves para esta labor tan importante en todas las sociedades.

Un emprendedor requiere “ser” de una forma determinada que no todas las personas pueden ser, por formación o personalidad. Si no eres “así” lo mejor es que intenten aprender a serlo o que abandones tus deseos de emprender algo importante. Para emprender un negocio no es lo más importante tener una gran cantidad de dinero para invertir, pues si no se acompaña de una condiciones personales determinadas, será invertir para gastar.

La pasión por su trabajo, por sus ideas, por sus proyectos, es fundamental en todo emprendedor, sea del tipo que sea. No hay horarios, no hay compartimentos estancos en la vida, hay que estar siempre impregnado de ese proyecto, para estar preparado “siempre” a dedicarle un tiempo, un pensamiento. Eso no quiere decir que no se deba descansar, relajarse, tener espacios de descanso. Pero no es fácil ni posible asegurar en qué momento puedes dejar de ser emprendedor activo para convertirte en otra persona.

Debes creer en tí y en tus proyectos, en que vas a ser capaz de salir de cualquier dificultad, de que es viable e interesante, de que va a servir para algo más que para tu propio beneficio personal. Debes saber relacionarte con gente y “vender” tu proyecto además de estar preparado para cualquier duda, pregunta, intromisión, ayuda.

Tu vocación por el proyecto debe implicarte siempre, pero debes organizar también una vida paralela que te haga absorber formación, tranquilidad, nuevas visiones del mundo que te rodea, vida social, calma.

Ten apuntado todo para no improvisar nunca, toma contactos de todo, lleva un Plan de Empresa o del Emprendimiento, cuida tus inversiones y haz muy bien los números antes de poner en funcionamiento el proyecto, rodéate de buena gente y elígelos bien.

Un emprendedor nunca se rinde. Incluso ni cuando fracasa. Un emprendedor nunca es a tiempo parcial pero tampoco durante unos pocos años. Un fracaso es una caída, pero es sobre todo un aprendizaje.

Marca el objetivo, diseña el camino, no te entretengas, no dudes

La mejor manera de llegar al objetivo es no perder de vista el lugar hacia el que te diriges, la meta que quieres alcanzar. No mires el camino, no mires el paisaje, piensa solo en la meta, en el objetivo final. En llegar. Si acaso en el suelo para nom caer.

Si te entretienes en el camino, si dejas de ver el objetivo, lo perderás. Un instante de duda, de temor, de pensar que tal vez te estás equivocando, supone que el débil objetivo se hunda y dejes de verlo claro y en su sitio. El tiempo programado es vital para alcanzar los objetivos. Por eso es tan importante tener de antemano todo programado y bien estructurado. Si dudas en el trayecto es sólo porque no te lo has preparado bien.

Pero ese deseo claro de ir en busca de la meta con rotundidad no te impide disfrutar del camino, darte cuenta de que estás alcanzando tal y como diseñaste todo aquello que te habías propuesto. También hay que planificar los descansos, pues tomar aire es tan importante como avanzar. Las dificultades van a venir en el viaje, siempre es así y no es posible programarlas todas de antemano, pero si puedes intuirlas, saber y asumir que vendrán las debilidades y dificultades en el momento más inoportuno. Por eso también, te tiene que pillar el momento negativo muy atento y sin bajar la vista.

El problema de los trabajadores "columna" en las empresas

Nada hace más daño a las organizaciones, a las empresas, que los trabajadores “columna”, esas personas que ya quemadas son simples columnas que no hacen nada que no sea lo mínimo indicado en su hoja de ruta laboral. No se implican, no colaboran, no piensan, no rinden a diferente velocidad según el momento, no avisan, no hablan.

La realidad laboral del momento ha hecho que estos trabajadores aumenten. Y es uno de los principales motivos de nuestra baja productividad aunque le dediquemos muchas más horas de trabajo que en otros países. Son puestos de trabajo mecánicos, mal ejercitados, llenos de ausencias de todo tipo, sean de minutos o de semanas, bajas laborales, conflictos, problemas. Y siempre terminan igual, con el despido y la vuelta a los mismos errores por intentar contratar a personas en la mismas condiciones.

Suelen ser trabajadores que proceden de las ETT, pero también colaboradores de la empresa a los que hemos quemado por diversos motivos, gente a la que hemos contratado en prácticas y los hemos olvidado en un rincón con unas perspectivas no cumplicas, genete a la que no hemos formado y que nos conformamos con que sean meros ejecutores de órdenes repetitivas, trabajadores que vuelan de un oficio a otro según momentos, trabajadores a distancia sin implicación, personas que han avanzado de edad y no hemos sabido entender su anterior implicación y la disposición según la edad física o mental, etc.

Diferencias entre grupos de trabajo y equipos de trabajo

 Un líder de grupo de trabajo está pensando en el objetivo, en lograr una buena y válida producción final.
Un líder de equipo de trabajo está pensando en lograr el mejor rendimiento del equipo, de cada una de las personas, compartiendo las tareas entre ellos.

 En un grupo de trabajo no existe una confianza ciega en las personas que configuran el grupo. Se trabaja de forma individual con arreglo a unas pautas de equipo.
En un equipo de trabajo hay una confianza alta entre el gestor y sus miembros y entre todos ellos sobre todos ellos. Se trabaja en colaboración entre todos.

 En un grupo de trabajo cada integrante es responsable de sus trabajos y sobre todo de sus resultados, aunque se trabaje en una misma dirección.
En un equipo de trabajo los resultados sean bueno o malos lo son del equipo, y cada integrante además de ser responsable de sus propias decisiones y trabajos, lo es del resultado de todo el equipo.

 En un grupo de trabajo no existe un sentimiento compartido de pertenecer a un grupo que está por encima de las individualidades.
En un equipo de trabajo todo lo fundamental está por encima de las individualidades y todos se sienten importantes por pertenecer a un equipo importante.

 La comunicación en un grupo de trabajo es individual y a veces cerrada y poco transparente para todos. No es necesario compartir sino tener muy claros los objetivos y los caminos hasta ellos.
La comunicación en un equipo de trabajo es grupal, abierta, transparente y muy compartida. La ayuda entre los miembros es básica para hacer crecer a cada uno de ellos dentro del equipo.

 La implicación de las personas en la totalidad del trabajo no es el fundamento del grupo, sino los resultados de cada uno de ellos es lo que forma el conjunto de resultados que se observan al verlos unidos dentro del grupo.
La gran implicación de las personas en la totalidad del trabajo es el fundamento del equipo de trabajo y todo se supedita a que se sigan las normas que buscan el objetivo y se impliquen en compartir las dudas para resolverlas.

No es lo mismo grupos de trabajo que equipos de trabajo

Decía Alvin Toffler que en los tiempos en los que “la tierra” era la fuente de la riqueza entre personas, fue “la iglesia” quien se adueñó de esa fuente de poder. Que cuando la tierra dejó de ser el medio que medía la riqueza en las sociedades y pasó a tener importancia los “medios de producción” y “las industrias” fueron “los Estados” los que se apoderaron realmente aunque a veces escondidos, de controlar esos medios de producción.

Llevamos varias décadas cabalgando encima de una Tercera Ola de cambios. En algunos países llevan más años que en otros conociendo los cambios actuales, donde la globalización nos parece lo más visible. Pero la realidad es que en estos años es la “formación” y la “inteligencia social” la que está ocupando la fuente de riqueza entre personas y sociedades, tomando “las personas” el control del poder.

Claro que hoy este poder NO lo ocupan las personas elegidas a voleo. Se preocupan muy bien los poderes anteriores a que sea ocupado por personas elegidos por ellos desde poderes perfectamente controlados. Aunque sin duda, las personas y siempre a título individual, es la que en última instancia va tomando el poder real, asumiendo que estamos en la prehistoria de esta tercera ola de cambio.

Hemos pasado de “tener” grupos de trabajo, equipos de recursos humanos, como si fueran una posesión de la propia empresa, a disponer de mecanismos de trabajo en equipo, de conceptos novedosos de colaboración supraindividual, donde la persona toma el poder dentro de la organización, aunque el equipo sea la suma y el auténtico poder de actuación, pues representa la suma, la complementariedad necesaria.

Durante siglos los ejércitos eran simples sumas. Cuanto más soldados se tuvieran más posibilidades de ganar. Ahora los ejércitos son conjuntos, comandos, equipos, donde no tiene importancia el número de integrantes sino su calidad y formación, sus herramientas, su disponibilidad para complementarse entre ellos. Lo mismo sucede en las empresas nuevas, donde las horas de trabajo han pasado poco a poco de ser manuales o de máquinas, a ser horas de trabajo pensando. Cada día más, las máquinas de producción hacen más trabajos. Cada día es más necesario tener a personas inventando y optimizando procesos, atenciones, servicios, rentabilidades, formas nuevas.

El entorno es fundamental como siempre, pero ahora no dependemos del sol y la lluvia, sino de la complementariedad del compañero, de la velocidad con que acuden las nuevas ideas, de las maneras para repartir y compartir la formación, de la forma en que la inteligencia de uno es diferente a la del otro. Hay que aprender a gestionar la inteligencia. La tuya propia y la de todos los que forman tu equipo.

Siete 7 claves para formar equipos que funcionen bien

Formar un grupo de trabajo es sencillo. Que sea eficiente y busque la excelencia es muy complejo. Pero hay procedimientos para intentarlo con más capacidad de éxito. Uno más uno no son dos a la hora de ponerse a trabajar en una idea, son mucho más. Y eso es el fundamento de formar un equipo. Pero si algo falla, si se hace mal, uno más uno es mucho menos que uno.

 Los integrantes del equipo deben estar vinculados por algo. Si no existe vinculación, hay que crearla.

 Todos los integrantes deben ser honestos con el grupo. Y para ello hay que ser claros, tener una excelente comunicación, entenderse entre ellos, respetarse y complementarse en sus opciones de equipo.

 Es necesario que los integrantes del equipo sean por igual en varias cosas importantes de la vida. Por ejemplo en la madurez para asumir que todos son importantes, aunque sean muy diferentes. También en el concepto de que por encima de ellos está el equipo y el objetivo.