Bodegas Cuñas Davia, un ejemplo a copiar por emprendedores

Hoy he visitado una bodega pequeña dedicada al vino Ribeiro, una bodega familiar y joven, pequeña pero ya muy premiada y reconocida. La bodega Cuñas Davia no sólo fabrica un exquisito vino Ribeiro, al menos el blanco que es el que he probado, sino que además -y por eso están aquí en este blog- saben explicar con detalles históricos el caminar del vino de Ribeiro, el gran trabajo que están realizando muchas bodegas por rescatar las uvas autóctonas, y sobre todo por su apuesta hacia la calidad y no por la cantidad o el producto muy estandarizado y de baja defensa en estos tiempos.

Nos han explicado algo obvio en todo proceso de emprender una empresa; pero no es tanto el contenido de la idea de primar la calidad, sino la forma en que ellos se lo creen. Sólo es posible convencer a los demás si antes ya vienes convencido desde tu empresa. La innovación aquí es recuperar una buena materia prima autóctona, aplicarle las nuevas tecnologías en prensado y fermentación controlada y saber que primero debes competir contra ti mismo para convencerte del gran trabajo que tienes por delante, y después estar allá donde tu marca pueda acompañar la calidad de tu producto. Así es mucho más sencillo convencer a todos los demás, que no son sólo los clientes. Y realizar unos controles de calidad de tu producto, exhaustivos. 

Emprender, innovar con un excelente producto que estamos seguro esconde gran cantidad de trabajo, muchos miedos, algunos problemas que nunca debe detectar el resto pero que son lógicos en todo tipo de empresas, y mucha confianza en su trabajo. Además de inspirados están convencidos de su producto, la autoestima es muy alta y su dedicación es total. La suma de todas estas herramientas son las que pueden crear un producto diferente y espléndido.

Los jóvenes prefieren opositar a emprender. Un error

Los jóvenes estudiantes universitarios de Aragón no están dispuestos a montar su propia empresa, a innovar o a emprende, y prefieren con diferencia hacer oposiciones, convertirse en funcionarios, tener un trabajo fijo para toda la vida, como mejor seguro laboral. Y el porcentaje de universitarios aragoneses que así lo deseas, es superior al resto de las universidades españolas.

Un amigo de la familia lleva cinco años opositando en Madrid para una plaza en el Banco de España. Licenciado en n económicas, sus costes de preparación son infinitamente superiores a los de la carrera, muy superiores a un master en Reino Unido, a unos años de preparación y prácticas en cualquier país europeo o americano.

Sus posibilidades son mínimas. No depende de su formación, de su inteligencia o deseos. Si el número de jóvenes que opositan es 100 veces superior al de las plazas que salen cuando quieren salir, sólo uno de cada 100, el que mejor memoriza el temario, obtiene el seguro de vida y cuando quiere el gobierno de turno. Mientras tanto hay que pagar la excelente academia madrileña, la pensión y los viajes, y no se trabaja en nada. 

Los jóvenes deben replantearse si hacer oposiciones en el siglo XXI es lo lógico, es lo mejor. Desde luego no es lo más fácil, ni es lo que garantiza el éxito personal. Es una salida complicada y de la que a veces abusan demasiado toda una cadena de favores económicos en forma de negocio formativo.

Si quieres innovar, lee estas 4 claves

¿Quieres empezar a crear novedades, a innovar en tu sector? También para eso hay claves que debes conocer.

 No te de pavor el copiar. Nunca se copia todo, pero es imprescindible conocer y copiar mejorando o adaptando. Es casi imposible crear de la nada, pero edificar desde lo que ya existe es posible y necesario.

 Escucha mucho en los foros de tu sector. Escucha “al vuelo” y pilla tendencias. Experimenta con lo escuchado, interactúa con la información y mejórala. Nunca crees algo que no sea mejor que lo anterior.

 Aprender y formarse es imprescindible. Aprender desde todos los puntos de vista, a través de diversas opciones y foros, mirando al futuro pero observando lo que se ha hecho en el pasado.

 ¿Quieres algo nuevo o diferente a lo que ya tenemos en el mercado y no sabes por dónde empezar? Míralo con ojos de extraterrestre. Cambia algo, elimina algo que creas que no sirve. Haz más grande o con más servicio algo que crees escondido o poco utilizado. Cambia el orden de los servicios. Exagera algunos detalles. Mezcla. Investiga por qué eso no ha funcionado antes. Intenta que sea más práctico que antes.

La importancia de la caídas, para aprender

Caer es más fácil de lo que nos pensamos. Y si no que se lo pregunten a Mario Conde. Pero contra cada caída siempre hay un “levantarse”, sobre todo si hay rasmia, hay formación detrás, hay valor y energía conservada. Caer no es un drama si somos capaces de saber levantarnos y tras limpiarnos del polvo, seguir subiendo o bajando, seguir caminando. Pero caer es también aprender. Si no somos capaces de aprender tras una caída, no nos va a servir de nada y se habrá convertido en negativo. Caer es una gran experiencia vital, y no hay que preocuparse del dolor de la caída —ese se va rápido—, hay que preocuparse de aprender a no volvernos a caer, a que hay que andar más seguros. Muchas veces caemos por tonterías, por egoísmo desmedido, por abusos y exceso de confianza. No es complicado aprender de los errores, no es nada difícil darse cuenta de qué motivos nos han llevado a la caída. No sólo hay que evitarlos, sino aprender a no acercarnos a esos caminos del error.

Serviría el chutzpah israelí en España?

Es reconocido el espíritu israelí para lograr objetivos económicos espectaculares con unos sistemas de organización que además de copiables y novedosos, se basan en las personas y por ello son mucho más fáciles de lograr, si como sociedad somos capaces de convencer de su eficacia y éxito, además de su facilidad para que los beneficios sean para y entre todos.

Ellos en Israel lo llaman “Chutzpah” que traducido sería la suma de una serie de palabras castellanas que ya nos indican claramente de qué va esa tecnología tan novedosa y rompedora, además de barata y sencilla. Audacia, insolencia, confianza en uno mismo, gran fortaleza, coraje, descaro, osadía, nervio, entereza, ardor, incluso caradura positiva, sana crítica a todo. En Aragón lo llamamos “rasmia”.

En Israel todo el mundo puede solicitar información a todo el mundo, de abajo arriba. No sólo son aclaraciones, sino las puertas para incidir, para poner en cuestión las órdenes, para opinar y sumar. Y todo el mundo acepta esa forma de comportamiento. No se trata nunca de poner en cuestión a las personas, sino a las normas, a las formas, a los modos de trabajar o de realizar todo. Sólo quien tiene talento y se lo cree, será capaz de ejercer el chutzpah pues enfrente tendrá siempre a otra persona que con la misma educación y deseos defenderá su propia opinión. Desde lo positivo, pero desde el trabajo por mejorar, por poner rasmia en buscar procesos de mejora contínua. Chutzpah para mejorar personalmente, mejorando la sociedad.

Estos procesos de relación con los métodos y las organizaciones se enseñan y por ello se aprenden desde las escuelas, y sin duda ninguna en las universidades. Los estudiantes cuando llegan a las universidades han viajado por el mundo en lo que es casi una obligación mental de dedicar un año sabático tras el servicio militar obligatorio antes de entrar en las universidades a construir su propio futuro personal. Un proceso vital inverso al habitual. Propiciando que cuando llegan a la universidad ya han conocido situaciones vitales de especial importancia personal.

Si a estos procesos personales de chutzpah se unen la ayudas en investigación del gobierno o la facilidad para crear incubadoras de empresas con suficientes presupuestos para ayudar de verdad en encontrar opciones de innovación empresarial, tenemos los mimbres de un nuevo sistema para crear economías más efectivas en una España que cada vez es más gris, más apagada y con menos capacidad para salir de su mediocridad.

Normas y límites. Fundamentos de una educación válida

«Educamos a los niños para vivir en Disney y después se encuentran con The Walking Dead»

Esta frase que parece tonta es una auténtica realidad que no nos damos cuenta de ella, es una acción educativa global que incluso la realizamos embestida de amor, creyendo que debe ser nuestra forma de comportamiento positivo. Está dicha por Pedro Aguado y Francisco Castaño en la presentación de su libro “Aprender a educar”. No estamos con nuestros hijos todo el tiempo que consideramos necesario, y por ello junto a nuestra forma de ser actual, hace que los protegemos en exceso dentro de una vida maravillosa y de plástico que nos han montado para que la podamos consumir, eso sí, con dineros que ganamos por no estar más tiempo con nuestros hijos. Pero la vida no es tan maravillosa y mucho menos debemos hacerles creer que es sencillo estar dentro de esta vida rosa y fácil, que es barato y sin esfuerzo poder disfrutar de lo que nos han montado para engañarnos temporalmente. Cuesta muchas horas de nuestra vida poder consumir una felicidad que dura unas pocas horas de un día.

Explicamos en exceso nuestras decisiones con respecto a nuestros hijos, creyendo que esa pseudo democracia que ya tenemos debe impregnar todo tipo de decisiones, con una información excesiva. Si algo no se puede entender, explicarlo en exceso puede resultar perjudicial. Un niño no va a sufrir más por no quererle explicar en exceso el motivo de que ahora no toca comprar caramelos. Los niños deben acostumbrarse al NO e incluso a sufrir en algunas ocasiones. Y es mejor que aprendan a sufrir de la mano de sus propios padres que de la mano de la sociedad. Protegerlos SI. Protegerlos en exceso NUNCA.

En las familias deben existir normas de convivencia desde siempre. Normas obligadas y no previo pago. Como las tienen los adultos. Normas obligatorias, claras, contundentes, como lo son las que tenemos que cumplir los adultos. Los límites son muy necesarios en la integración social de los niños. Todo tiene límites en la vida. Los tendrá cuando vuelen solos. Y si las normas y los límites no están claros, no se admiten, no se entiende, NUNCA se negocian en exceso, se escriben, se dejan muy claros y se exige su cumplimiento.

Para eso es fundamental que los dos padres tengan claro el papel de educar, de poner límites y normas, de lo positivo que es comportarnos con normalidad con nuestros hijos. Poner normas y límites es comportarse normalmente, no es crear una dictadura familiar. Pero cuanto más rebelde se vuelva un niño o una niña, más unidos deben estar los padres y más claras y contundentes deben ser las normas y los límites.

Los padres somos los responsables subsidiarios de nuestros hijos. También de lo que ellos hagan o dejen de hacer. De sus violencias, de sus actos, de sus errores. Luego, si somos los responsables, debemos ser los que controlemos sus actos en todo sentido. Si no lo hacemos demostramos ser unos irresponsables. ¿Qué hace nuestro hijo con el internet que nosotros le pagamos? ¿Qué manda y qué recibe? ¿Con quien tiene relaciones? ESto por poner un ejemplo final.

También saber comunicar es fundamental en RRHH

En una reunión de consultoría entre amigos, me comentan un problema típico en los Recursos Humanos. Un equipo de doce personas, modificado con profundidad al tener que readaptarlo por la crisis con seis personas que se mantienen en la empresa y dos incorporaciones nuevas desde otra empresa “amiga”, está teniendo tensiones, problemas de exigencia entre un gestor recién incorporado y gran parte de las seis personas que continúan en el equipo.

Se formalizan protocolos para la admisión e integración de nuevas personas en los grupos, pero muy pocas veces se analiza cómo van a reaccionar los "veteranos" del equipo ante los cambios. Más como en este caso, cuando una de ellas se incorpora en un puesto de director.

Es un error tratar a todos por igual, si el equipo está formado por personas con distintos tiempos de vida en la empresa, diferentes procedencias, personalidades o con integraciones desiguales. También hay que crear protocolos para los posibles problemas que puedan crear los que hasta ese momento no los creaban, pues las nuevas situaciones en el equipo requieren una gestión diferente para el nuevo grupo total de las personas. Es posible que lo que antes valía o se sobreentendía, ahora no sirva para nada.

Y además es posible que los que más tiempo llevan en el equipo estén deseando que tras los cambios, ellos sean los promocionados para ocupar unos espacios que pueden no corresponder por sus valías, lo que les llevará a la desmotivación si no los obtienen o no reciben una explicación clara y sincera. Es decir, no lo que funcionaba bien puede seguir funcionando bien, si se hacen cambios que en apariencia no les afectan directamente, pues toda modificación de personas supone recolocación de funcionalidades, expectativas, responsabilidades mal resueltas.

Los gestores del liderazgo deben saber el peligro pero también las oportunidades que suponen los cambios y preverlos antes, a costa de mucha comunicación y suficiente información. A veces achacan al egoísmo personal los problemas de las personas veteranas ante los cambios, y en parte no les falta razón, pero gestionar personas es también tener en cuenta toda la parte visceral de los seres humanos.

La solución a este problema es complejo si ya se ha producido, si la reacción ha sido explosiva o ha dejado huella. En cambio la prevención con anterioridad al problema es muy sencilla, pues basta con dejar muy claras las funciones, con comunicación sincera y sin imposiciones. Nada molesta más a las personas que sentirse engañadas, que la inmensa mayoría de las veces confundimos "sentirnos" con "serlo" por una mala comunicación anterior al problema. La comunicación posterior siempre suena a excusa de mal pagador. Prever es la más sencilla de las medicina. Y la más barata. Por eso comunicar bien es imprescindible.

Cinco valores del responsable de RRHH

Uno de los trabajos más bonitos pero más duros, es dirigir un departamento de Recursos Humanos o como se desee llamar ahora, pues a veces nos creemos que cambiando el nombre a las cosas, las cambiamos de filosofía. Todo es admisible, aunque a veces no sirva. Pero volvamos al asunto. Duro pero si te gusta tratar con personas, si tiene capacidades para aguantar el estrés y a veces la dureza de algunas decisiones, prepárate bien y no lo dudes, también a veces las gratificaciones personales son muy importantes, pues no todo es negativo.

 Debes tener una capacidad casi innata para saber resolver conflictos personales. Se aprende mucho, sin duda, pero debes poseer esa capacidad de ponerse en el lugar de todos, seleccionar, y gestionar, antes y después de tomar las decisiones, que nunca pueden gustar a todos.

 Sin duda es un puesto de trabajo donde hay que estar constantemente formándose. Psicología, sociología, comportamiento humano, observación constante de las personas que están en tu equipo para detectar cambios, etc.

 Debes saber escuchar muy bien. Escuchar no es sólo oír. Escuchar es actuar después. Escucha, pero analiza con todo lo que tu llevas observado. No todo es verdad, pero puede que haya que añadir tus verdades sobre esas otras verdades. Es tu responsabilidad. Es tu trabajo.

 Siempre hay que negociar. Poco o mucho. El reparto del trabajo, de los esfuerzos, de las ideas, los sueldos, las vacaciones, los momentos libres, las calidades, la producción, los controles de calidad, los controles de los tiempos, el funcionamiento de todo el equipo, las diferencias entre los miembros, la formación, la personalización de las motivaciones, los conflictos personales, los chistes, las palmadas en la espalda, las sonrisas. Y muchas más cosas que añado, no son broma. Recuerda que todos somos humanos.

 Debes hacer selección de personal. Directa o indirectamente. Es posible que tengas que contratar y también despedir. Eso es muy duro. Pero debes saber hacerlo para que sea lo menos duro posible. La dirección de la empresa espera de tí decisiones que tú no tomarías. Eso es lo más duro de todo. Tendrás que adaptarte a que en realidad no eres tú quien manda sobre todo el equipo, que eres una mera correa de transmisión. Eso sí, debes saber imponer tus criterios en la veces en que consideres necesario hacerlo. Si estás en ese puesto es porque confían en tí desde la dirección de la empresa. Si es inevitable asúmelo. Pero si es negociable, impón tus criterios o al menos defiéndelos con vehemencia. Tú también eres importante para los dos lados del equipo.

Aprende, aprende, si quieres trabajar con dignidad

El empresario y líder del conservadurismo escondido de la llamada TEA Party española, Marcial Cuquerella publicó en Twitter una serie de consejos para buscar empleo que crearon controversia. Uno de ellos es muy simple: “Si quieres que te contraten en una empresa, ofrécete a trabajar dos meses gratis. Si eres bueno es muy probable que te contraten después”.

Efectivamente parece un sacrilegio, es la entrada en la pérdida de dignidad laboral, el esclavismo más absoluto. Cuando se acaben esos dos meses, irás fuera y entrará otra persona nueva y también gratis. Pero no deberían ser ciertas las críticas si estamos hablando de empresas serias y de personas válidas. Depende del tipo de trabajo, del tipo de empresa y sobre todo del tipo de trabajo que vas a desarrollar en estos dos meses.

En cualquier oferta de trabajo vemos a cientos de posibles candidatos haciendo fila para someterse a una entrevista personal con un resultado para la empresa y para las personas que acuden muy incierto. Si se contratan los servicios de una consultora o una empresa de selección de persona las cosas mejoran si es para un puesto de trabajo normal, pero si es para un especialista determinado es casi imposible que esta empresa sepa qué se necesita en concreto. Y lo digo por experiencia.

Pero entre tanto candidato posible tenemos que destacar como sea. Debemos demostrar que somos el mejor de todos ellos. ¿Cómo? Hay currículos realmente maravillosos. Elegantes, originales, distintos. Es una manera de captar la atención. Si no lo logras serán a lo sumo el número 236 de todos los presentados. Mal. Nulo sistema.

Encontrar trabajo es también invertir. Tiempo, dinero, fuerza, desesperanza. Y quien crea que invertir dos meses de tu vida para intentar tener un puesto de trabajo es una mala inversión se equivoca. Sobre todo porque los dos primeros meses dentro de una nueva empresa sirven para aprender lo que no te puedes imaginar. Fíjate en la organización del trabajo, toma nota de todo, empápate de su forma de organizarse, de sus modos, de sus sistemas de trabajo. Ellos se están aprovechándose de tu trabajo, tú debes aprovecharte de este curso magistral de dos meses.

Y si es para un trabajo manual y repetitivo, ni se te ocurra entrar en estas trampas. Nunca debe ser un sistema de entrada en una empresa para una cadena de montaje, ni grande ni pequeña, para ser camarero de bar o para vender seguros de puerta en puerta. Eso si es esclavismo gratis. Pero nadie nos obliga a elegir entrar como esclavo, aunque es muy interesante entrar como alumno con fecha de salida.

Selección de personal para mejorar los equipos

Si tenemos que elegir a los integrantes de nuestro equipo de trabajo, y tenemos dudas entre varios de ellos, que varios nos parecen importantes para complementar el equipo pero no podemos elegir a todos. ¿De qué manera podemos seleccionar además de por sus cualidades productivas o formativas? Veamos algunos puntos que nos servirán para puntuar en valores de equipo.

 Es más positivo elegir a los que favorecen la comunicación y las relaciones entre los miembros del equipo y su dirección.

 Aquellas personas que sepan resolver los conflictos entre personas, sin crear nuevos problemas.

 Los que pueden ser persuasivos con todos, tanto en horizontal como en vertical. Entre los componentes del equipo como hacia arriba.

 Los que saben ponerse en el lugar de los demás y aceptan sugerencias e ideas de todos los demás, sin perder la opción de defender las propias.

 Mejor los que trabajan con eficacia en un equipo, sin que se note el trabajo individual excepto por los que tienen la responsabilidad de controlar todo el proceso.

 Los que están abiertos a transmitir información de manera eficaz y saben enseñar lo que ya conocen como formación y experiencia al menos en horizontal

 Y por último es mejor tener a los que saben detectar los problemas del resto de integrantes del equipo y les ayuda a resolverlos